Buenos Aires. El fiscal argentino, Germán Moldés, solicitó este jueves a la Cámara Federal el procesamiento de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner como jefa de una asociación ilícita en el caso denominado “cuadernos de las coimas”.

Según consignó diario La Naciónde Argentina, Moldés también solicitó que Fernández de Kirchner pierda de forma inmediato el fuero parlamentario y que sea efectivamente detenida, razón por la cual la ex presidenta aún no ha sido arrestada, pese a tener otros dos pedidos de detención.

El juez Claudio Bonadio había solicitado en primera instancia el procesamiento de Cristina Fernández y otros 40 ex funcionarios de los gobiernos kirchneristas (2003-2015), por los delitos de asociación ilícita y dádivas.

Pero los fiscales, Carlos Stornelli y Carlos Rívolo, apelaron a la decisión de Bonadio y solicitaron que se ampliara la imputación de Fernández por 913 actos de corrupción y cambiar la figura de dádiva por el de cohecho.

“Después de que frenamos el tarifazo de las 24 cuotas del gas por la devaluación, responden pidiendo mi detención. Muy obvios. Se nota demasiado”, expresó Cristina Fernández.

Moldés coincidió con la postura de Stornelli y Rívolo, agregando que se debe apresurar la votación para desaforar a Fernández y que tras eso, sea arrestada inmediatamente.

La ex presidenta reaccionó molesta ante este pedido y acusó una maniobra política en su contra, afirmando que después de frenar el aumento en los costos del gas, se emitió esta solicitud.

“Después de que frenamos el tarifazo de las 24 cuotas del gas por la devaluación, responden pidiendo mi detención. Muy obvios. Se nota demasiado”, expresó en su cuenta de Twitter.

Los cuadernos de las coimas es un caso que se dio a conocer a principio de agosto, luego que se revelaran una serie de textos escritos por Oscar Centeno, quien durante más de 10 años fue chófer de Roberto Baratta, viceministro de Planificación durante el kirchnernismo.

Los textos detallan con meticulosidad montos, recorridos y puntos de recogida y de entrega de maletines con dólares en efectivo, para el pago de sobornos por parte de empresarios a las más altas autoridades de Argentina durante los gobiernos ‘K’ para la adjudicación de licitaciones y proyectos públicos.