Naciones Unidas. Investigadores de la Corte Penal Internacional (CPI) tienen pruebas que vinculan al líder libio Muamar Gadafi con una política de violación a opositores y pueden presentar cargos por separado sobre el tema, dijo el miércoles el fiscal del tribunal.

El fiscal Luis Moreno Ocampo solicitó órdenes de aprehensión el 16 de mayo contra Gadafi, su hijo Saif al-Islam y el jefe de espionaje del país por cargos de crímenes de lesa humanidad cometidos durante los intentos de sofocar la rebelión del país.

Magistrados de la CPI están considerando la petición de Moreno Ocampo, pero el fiscal dijo que después de su decisión, él podría presentar nuevos cargos de violación en masa.

La acusación de violación no es nueva. Fue planteada en abril en el Consejo de Seguridad de la ONU por la embajadora de Estados Unidos en el organismo, Susan Rice, quien dijo que las tropas de Gadafi utilizaban cada vez más la violencia sexual contra los opositores.

En una conferencia de prensa realizada el miércoles en la sede de Naciones Unidas, Moreno Ocampo dijo que el tema hasta hace poco era si Gadafi podría estar vinculado con las violaciones "o esto era algo que sucedía en los cuarteles".

"Pero ahora estamos recibiendo información respecto a que Gadafi decidió 'autorizar las violaciones', y esto es nuevo", dijo Moreno Ocampo.

"Nunca fue un patrón utilizado para controlar a la población. La violación es un nuevo aspecto de la represión. "Al parecer, decidió castigar con las violaciones", agregó.

El fiscal dijo que era difícil saber cuán extendidas eran las violaciones, ya que sólo había recibido información de que había varios centenares de víctimas en algunas áreas.

El Consejo de Seguridad remitió en febrero el tema de la violencia en Libia a la Corte Penal Internacional, con sede en La Haya.