Lima. El fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, informó este viernesque tras ocho meses de investigación, no se encontraron elementos que acrediten que el ex presidente Alejandro Toledo y su esposa, Eliane Karp, incurrieran en el presunto de enriquecimiento ilícito.

En conferencia de prensa, precisó que los peritajes realizados descartaron un presunto desbalance patrimonial en el ex mandatario y su cónyuge.

Para llegar a esa conclusión, señaló, se levantó el secreto de todas sus cuentas bancarias, la reserva tributaria y bursátil de los investigados, así como su posición crediticia, para ver si tenían deudas pendientes, entre otros elementos.

Precisó que la pericia determinó que los ingresos de Toledo como presidente de la República ascendieron a 1.260.796,12 (US$443.463) y sus egresos de 733.062,07; mientras tras dejar el cargo tuvo ingresos por 4 millones 013 mil 928.06 y egresos en el orden de 2 millones 527 mil 786.81.

"Hemos llegado a la conclusión que no existen elementos probatorios que acrediten el delito de enriquecimiento ilícito", manifestó Peláez Bardales.

Mencionó que el pago de las hipotecas a las viviendas de los investigados en Surco (Lima) y Punta Sal (Tumbes), fueron pagados por la empresa Ecoteva, caso que aún sigue en investigación en el ministerio Público.

En ese sentido, informó que todo lo actuado no pasa al archivo, sino que será remitido al despacho fiscal que investiga el presunto delito de lavado de activos en el caso de Eva Fernenbug, suegra del ex mandatario, por las compras inmobiliarias realizadas mediante la empresa Ecoteva. 

"Estamos determinando y resolviendo que el expediente y todos los documentos importantes para la investigación que lleva la 48 Fiscalía Provincial Penal pasen a conocimiento de la fiscal correspondiente", refirió.