Quito. Como un "asunto de dignidad nacional" definió el fiscal general de Ecuador, Washington Pesántez, el proceso que se sigue en el país contra el ex ministro de Defensa y actual candidato presidencial de Colombia, Juan Manuel Santos, por autorizar un bombardeo contra un campamento de las FARC emplazado en territorio ecuatoriano.

En junio de 2009, el juez ecuatoriano Daniel Méndez, de la Corte Superior de Justicia de Sucumbíos, dictaminó la captura de Santos, quien está acusado de ordenar y dirigir el ataque. En tanto, el fiscal de delitos contra la vida, Carlos Jiménez, solicitó la aprehensión del ex ministro de Defensa, argumentando que existían pruebas suficientes para responsabilizarlo por el hecho.

Pesántez explicó que se investiga una operación que dejó "muertos en Angostura, después de acribillarles durante la noche", informó TeleSur.

Indicó que se trata de una hecho que no puede ser calificado como de "legítima defensa o persecución en caliente”, por lo que puntualizó que “aquí se debe actuar jurídicamente".

Después que Santos señaló en un debate que se siente “orgulloso” del operativo que culminó con la muerte del líder de las FARC, Raúl Reyes, el fiscal general ecuatoriano consideró que con esas palabras "es evidente que ha vuelto a reivindicar, entre comillas, hacer suya la autoría intelectual, al menos, del ataque de Angostura".

Explicó que éste "es un elemento que tiene incorporarse al proceso" judicial.