Río de Janeiro. El Fiscal General de Brasil, Rodrigo Janot, respondió hoy con ironía las críticas realizadas por el expresidente del país Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) sobre un supuesto "pacto diabólico" entre la prensa, la Fiscalía, la Policía y la Justicia contra él.

"Lo único que puedo decir es que no soy religioso", dijo Janot a la prensa al ser preguntado sobre las críticas hechas por Lula sobre un supuesto complot entre varios poderes del país para enjuiciarlo y mandarlo a la cárcel.

El Procurador General de la República agregó que el exmandatario, como cualquier ciudadano, tiene todo su derecho para expresar su opinión.

En un acto el jueves de apoyo a Lula, el expresidente negó todas las acusaciones que hay sobre él y reiteró que se siente perseguido por las altas instancias del país.

En sus declaraciones a la prensa, Janot también criticó algunos proyectos de ley que hay en marcha en el Congreso para amnistiar políticos que recibieron recursos desviados de Petrobras para financiar sus campañas, o restringir las investigaciones sobre autoridades con fuero privilegiado o limitar las operaciones contra la corrupción.

El Fiscal General dijo que considera muy perjudicial un proyecto de ley que se tramita en el Congreso y que pretende mandar a la cárcel por supuesto abuso de autoridad a policías, jueces y fiscales que interpreten la ley contra la corrupción de forma rígida.