México, EFE. El fiscal general de México, Jesús Murillo Karam, se comprometió este miércoles a impulsar las investigaciones sobre personas desaparecidas, durante un encuentro con madres de víctimas que desde el 9 de mayo realizan una huelga de hambre en Ciudad de México.

Murillo dialogó con las madres y familiares de personas desaparecidas que mantienen un plantón frente a las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) y "las invitó a reunirse con él para atender sus demandas", indicó la institución en un boletín.

De acuerdo con el documento, las madres realizan el plantón con el objetivo de lograr una reunión con el presidente, Enrique Peña Nieto, "y solicitarle fondos para apoyar la búsqueda de sus desaparecidos".

"Este asunto es responsabilidad mía y de esta Procuraduría. Como les consta, las he recibido todas las veces que lo han solicitado y como ustedes mismas lo han dicho, se ha hecho todo en la medida de lo posible", respondió el fiscal.

Añadió que "las puertas de la PGR están abiertas, la atención de sus demandas es atribución de la Procuraduría y aquí es donde les daremos solución".

El procurador "ratificó su compromiso de apoyo a las víctimas y de hacer todo lo necesario para dar cauce a las investigaciones", se afirma en el comunicado.

En declaraciones a la prensa, Margarita López Pérez, madre de Yahaira Guadalupe Baena, desaparecida en 2011, expuso que los familiares de víctimas decidieron iniciar el plantón y la huelga de hambre indefinida para ser escuchados por el gobierno federal.

"Cuando hemos venido a PGR nos han dicho que no hay recursos, que no se pueden realizar algunas diligencias, porque no hay los recursos suficientes", dijo.

En esta ocasión, apuntó, Murillo llegó hasta su "campamento" frente a la PGR para decirles que la institución sigue trabajando en los casos de desapariciones.

Alrededor de una docena de madres y otros familiares de desaparecidos iniciaron el 9 de mayo su plantón ante la fiscalía en demanda de resultados concretos en las investigaciones.

Un día después, en el marco del Día de la Madre, cientos de madres mexicanas marcharon y protestaron en diversas ciudades del país para exigir que las autoridades esclarezcan los casos de sus familiares.

Ese mismo día, Amnistía Internacional hizo un llamado a las autoridades mexicanas para que reconozcan la dignidad de la lucha de las madres de los desaparecidos, esclarezcan los hechos y lleven a los responsables ante la justicia.

El gobierno anunció recientemente que existe un registro de unas 26.000 personas "no localizadas" por múltiples motivos, una lista que se está depurando para conocer las causas de la desaparición.