Brasilia. La fiscal general de Brasil pidió este lunes a la corte suprema de Brasil que emita una orden para evitar que el jefe de la policía federal interfiera en una investigación criminal que podría resultar en nuevas acusaciones de corrupción contra el presidente Michel Temer.

La solicitud se refiere a una investigación sobre si Temer habría aceptado sobornos a cambio de extender una concesión el año pasado para el funcionamiento de los servicios en el puerto de Santos, el recinto portuario de contenedores más activo de América Latina.

Esa pesquisa está separada de otros casos de corrupción que han dado lugar a acusaciones, pero no juicios o condenas, contra Temer.

El Congreso votó dos veces para impedir que el presidente fuera sometido a juicio por esos cargos anteriores mientras esté en el cargo. Temer podría enfrentar un juicio una vez que abandone la presidencia.

La fiscal general Raquel Dodge pidió al Supremo Tribunal Federal que emita una orden de restricción a la interferencia del director general de la policía federal, Fernando Segovia, después de que dijo en una entrevista con Reuters que no veía evidencia de corrupción en el caso portuario.

La solicitud incluye la prohibición de que Segovia haga más declaraciones públicas acerca de la investigación bajo la pena posible de ser removido de su cargo.

En la misma presentación legal, Dodge estuvo de acuerdo con la solicitud del investigador principal de la policía federal de que se brinden 60 días más para completar la pesquisa.