Fiscales de Milán pedirán formalmente estel miércoles que se someta a juicio inmediato al primer ministro italiano Silvio Berlusconi, acusado de pagar por tener relaciones sexuales con una menor e intervenir de manera inapropiada para que la policía la pusiera en libertad.

Una vez que presenten la solicitud, el juez tendrá cinco días para decidir, aunque el plazo podría extenderse. Los fiscales creen que tienen evidencia suficiente como para evitar una audiencia preliminar e ir directo a juicio.

"Tendremos una última reunión hoy (martes) sobre los aspectos procedimentales y mañana enviaremos la solicitud al juez", dijo a periodistas el fiscal jefe Edmondo Bruti Liberati.

Los fiscales de Milán alegan que Berlusconi pagó por sexo a una "significativa" cantidad de mujeres jóvenes, entre ellas una bailarina de un club nocturno de 17 años y de origen marroquí llamada Karima El Mahroug, luego de realizar fiestas en su residencia privada.

También lo acusan de que posteriormente ejerció presión indebida sobre la policía para lograr que El Mahroug, conocida como Ruby, fuera liberada tras ser detenida por acusaciones de robo.

Se espera que los fiscales pidan un proceso inmediato por ambos cargos, dijeron el martes a Reuters fuentes judiciales.

Berlusconi, que está inmerso en una disputa política desde una escisión en el oficialista partido PDL el año pasado, niega haber cometido algún crimen y dice que nunca pagó por sexo.

El primer ministro afirma que jueces de izquierda políticamente motivados quieren alejarlo del poder. Reconoció que hizo una llamada telefónica para interceder por El Mahroug, pero aseguró que fue sólo para ayudar a alguien que lo necesitaba.

PROBLEMAS LEGALES

El magnate de 74 años ha enfrentado varios problemas legales desde que una corte constitucional descartó el mes pasado partes clave de una ley que le daba la inmunidad automática de procesamiento.

Se espera que el 28 de febrero se reanude un juicio sobre fraude fiscal y contable, mientras que el 5 de marzo comenzaría otra audiencia sobre un caso relacionado.

El 11 de marzo podría reanudarse otro proceso en el que está acusado de sobornar al abogado británico David Mills para que cometiera perjurio y así proteger sus intereses empresariales, según fuentes judiciales.

Hasta el momento, Berlusconi se negó a ser interrogado por jueces en Milán, argumentando que no tienen derecho a presidir el caso y que la investigación debe ser manejada por magistrados imparciales.

Los abogados del magnate de los medios han presentado a los jueces evidencia de decenas de testigos que niegan los relatos sobre fiestas eróticas celebradas en su residencia.

El escándalo desató varias protestas en todo el país, a menudo organizadas espontáneamente a través de Internet. Sin embargo, los sondeos muestran que la base de apoyo conservador de Berlusconi ha minimizado el asunto.