Lima. Un equipo de fiscales peruanos ingresó este jueves a la sede de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP), el mayor gremio local de empresas privadas, como parte de sus investigaciones de un caso de corrupción que implica a expresidentes y líderes políticos del país, dijo una portavoz judicial.

La intervención se produjo luego de que el exjefe de Odebrecht en Perú, Jorge Barata dijera este miércoles en Brasil que entregó dinero para campañas electorales en el país, entre ellas la del mandatario Pedro Pablo Kuczynski y de la actual líder opositora y ex candidata presidencial, Keiko Fujimori.

Los fiscales ingresaron al local empresarial ubicado en un barrio residencial de Lima por orden del fiscal José Pérez, quien aún se encuentra en Brasil como parte de su investigación sobre lavado de activos del partido de la hija mayor del expresidente Alberto Fujimori, dijo la portavoz de la fiscalía.

Barata contó que aportó US$1,2 millones para la campaña de Fujimori y otros US$300.000 para la campaña de Kuczynski de los comicios del 2011.

Barata contó que aportó US$1,2 millones para la campaña de Fujimori y otros US$300.000 para la campaña de Kuczynski de los comicios del 2011, según una de las abogadas que estuvo presente en unas declaraciones del exejecutivo, en Sao Paulo, a fiscales peruanos que investigan el caso.

Del monto girado para Fujimori, unos US$200.000 fueron supuestamente entregados al expresidente del gremio empresarial (CONFIEP), Ricardo Briceño, según la prensa local.

Barata, uno de los 77 ejecutivos de Odebrecht que, a cambio de reducir sus condenas, revelaron en Brasil la forma en que operaba la compañía, habló con los fiscales peruanos en Sao Paulo como colaborador de las investigaciones de corrupción.