El fiscal federal Carlos Rívolo imputó por supuesto cohecho a la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, a su hijo Máximo, al detenido empresario Lázaro Báez y a Cristóbal Lopez en la causa que investiga a la sociedad "Los Sauces" perteneciente a la familia de la ex mandataria, revelaron a Télam fuentes judiciales.

La investigación, surgida a partir de una denuncia presentada por la diputada opositora argentina Margarita Stolbizer en abril, apunta a determinar si los inmuebles que poseía la empresa fueron utilizados para supuestos negocios irregulares con empresarios ligados a la obra pública.

Además, según las fuentes, el fiscal incluyó en la acusación a los empresarios Lázaro Báez, principal adjudicatario en la provincia de Santa Cruz, bastión kirchnerista, y que está detenido en el marco de una causa por supuesto lavado de dinero, y a Cristóbal López, investigado por presunto fraude al Fisco argentino y mencionados por Stolbizer en sus denuncias.

Según Stolbizer, la presunta alteración de los documentos de Los Sauces permitieron también modificar "el contenido de las declaraciones juradas presentadas" por Fernández cuando era presidenta, por lo que pidió investigar un supuesto enriquecimiento ilícito de la ex mandataria.

* Con información de Télam y EFE.