La Fiscalía chilena solicita este lunes a la justicia una investigación formal en contra de un grupo de políticos conservadores por delitos tributarios en un caso de aportes ilegales de dineros a campañas por parte de las empresas Penta y la minera SQM.

El persecutor pedirá la formalización de cuatro militantes de la Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido más cercano al ex dictador Augusto Pinochet, y de un miembro suspendido del partido de centro derecha Renovación Nacional (RN), aunque ninguno arriesga pena de cárcel.

La fiscalía busca procesar al diputado Felipe De Mussy, el senador Iván Moreira, el ex alcalde Pablo Zalaquett y el ex presidente de la UDI Jovino Novoa, a los que se suma el ex miembro de RN Alberto Cardemil.

El procesamiento se enmarca dentro de una investigación más amplia en contra de Penta y SQM por desvíos de fondos a campañas electorales, por los cuales ya hay ejecutivos de esas empresas formalizados.

Los políticos investigados habrían emitido boletas por servicios que no habrían prestado a SQM y Penta para obtener millonarios recursos para financiar sus campañas electorales.