Con el objeto de recopilar antecedentes en torno a los productos bancarios que, como clientes del Banco de Chile, poseen Sebastián Dávalos y su esposa Natalia Compagnon, el Ministerio Público pidió los datos bancarios de ambos como de otras tres personas ligadas a la empresa Caval, según publicó este viernes La Tercera.

Dicha indagatoria fue ordenada hace dos semanas por la fiscalía y ya fue cumplida por el Banco de Chile.

El fiscal regional Luis Toledo lleva adelante una investigación por presunto tráfico de influencias y uso de información privilegiada en la compra y venta de terrenos en la comuna de Machalí, por parte de la empresa Caval, cuyo 50% es propiedad de Compagnon, nuera de la Presidenta Bachelet.

Además, la compra en cuestión se pudo realizar gracias a un crédito de $6.500 millones (más de US$10 millones) otorgado a esa empresa por el Banco de Chile, lo que ocurrió luego que el hijo de la presidenta se reuniera con el controlador del banco, el empresario Andrónico Luksic.

La posterior venta de los terrenos de Machalí le habría reportado a la empresa Caval unos $2.500 millones (más de US$4 millones) de ganancia, y cerca de $500 millones (más de US$800.000) a la institución bancaria.

Esta medida se suma a la solicitada por Toledo al conservador de bienes raíces de Rancagua en relación a copias de video de las cámaras de seguridad de las oficinas, para determinar si hubo gestiones personales para acelerar el proceso de inscripción de dicha terrenos de Machalí.