La expectativa por la comparecencia de los primos Miguel, Manuel y Guido Nule en diligencia de imputación de cargos por parte de la Fiscalía, quedó aplazada hasta el próximo jueves.

Pero el mismo martes trascendió que la razón de haber pospuesto la cita judicial obedece a la complejidad de los encuentros que han sostenido los tres polémicos empresarios con el fiscal Germán Pabón, que apuntan a un acuerdo que agilice tanto la confesión como la posibilidad de otorgar un principio de oportunidad.

Según conoció este diario, en principio los Nule estarían en la posibilidad de ratificar las acusaciones que han hecho por el tema del carrusel de la contratación en Bogotá, pero adicionalmente podrían aportar información sobre la forma como lograron acceder a negociaciones a través del Instituto Nacional de Concesiones (Inco). En este mismo contexto, fuentes comentaron que los Nule podrían comprometer al menos a ocho congresistas de Bogotá y de los departamentos de Sucre, Atlántico y Córdoba.

De consolidarse el acuerdo y ratificarse sus acusaciones, tendría que examinarse si los Nule fueron financistas de diversas campañas políticas en el centro y norte del país, obteniendo después favores de los elegidos para la expansión de su imperio empresarial.

Obviamente, esta colaboración sería el punto de partida para la concesión del principio de oportunidad, que desde que estalló el escándalo ha sido el objetivo primordial de los primos Manuel, Miguel y Guido Nule.

Respecto a la presencia de los Nule en Colombia, a instancias de Caracol Radio el martes se pronunció la fiscal Viviane Morales, quien admitió que en términos reales y basándose únicamente en el escándalo de la contratación en Bogotá, para la negociación judicial se estaría partiendo de 14 ó 15 años de prisión. Es decir, que de concretarse el acuerdo y ser acogido judicialmente el principio de oportunidad, los Nule podrían estar cerca de unos siete años de prisión.

Esto, sin tener en cuenta que con toda seguridad van a aparecer nuevos capítulos del escándalo en el resto del país.

La fiscal Morales aceptó que el aplazamiento de este martes obedeció a esa negociación de preacuerdo a la que quiere llegar la Fiscalía antes de la audiencia de imputación de cargos. El tema central pasa porque exista voluntad de los sindicados, su decidida colaboración con la justicia y algunos aspectos conexos como la indemnización a las víctimas. Por ahora, los Nule son testigos protegidos de la Fiscalía General de la Nación y de ahí las estrictas medidas de seguridad que rodean el sitio donde hoy se encuentran.

Al margen de la expectativa que rodea el sometimiento de los Nule a la justicia y la imputación de cargos prevista para este jueves 7 de abril, el martes siguieron apareciendo sorpresas en el entorno de los polémicos empresarios Manuel, Miguel y Guido Nule. W Radio, por ejemplo, reveló este martes que el actual superintendente de Industria y Comercio, José Miguel de la Calle, hasta hace pocos meses fue asesor jurídico del Grupo Nule en algunos aspectos pertinentes a su quiebra.

De la Calle explicó que su asesoría estuvo enfocada a cómo se les podría pagar a los múltiples acreedores de sus distintas empresas. Además, agregó que nada tuvo que ver con otros procesos relativos a negociación de bienes e insistió en que participó en la revisión de algunos contratos del Grupo Nule, con el propósito de valorar cuál era la estrategia jurídica a seguir para que se pagaran las deudas de estos empresarios. En consecuencia, insistió De la Calle, no participó en asesoría para las mesas de dinero.

El Superintendente de Industria y Comercio, quien dijo no ser competente para investigar las actividades de los Nule que han sido conocidas, pero dispuesto a abrir las que fueran necesarias si tienen que ver con el organismo que él orienta, comentó que fue el padre de los Nule quien en 2009 le solicitó asesoría a su empresa, pero que nunca participó en contratos públicos ni en contratos de compra, y que por ello no tendría que declararse impedido si llega a existir alguna investigación que pase por su despacho.

De igual modo, otras publicaciones han emitido informes dando cuenta de los distintos nexos que tenían los primos Manuel, Miguel y Guido Nule, no sólo en Bogotá, o en varios departamentos de la Costa Atlántica, sino también de qué manera tenían relaciones muy cercanas con altos funcionarios del gobierno del expresidente Álvaro Uribe. Estas y otras conjeturas tendrán que ser aclaradas por los propios Nule, que este miércoles buscan un acuerdo para negociar con la Fiscalía.