Roma. Un número "significativo" de mujeres jóvenes se prostituyeron con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo la fiscalía en un documento publicado este lunes.

Los fiscales también creen que Berlusconi dio a algunas mujeres uso gratuito de varios apartamentos en un complejo residencial cerca de Milán a cambio de sexo, según el texto, publicado en el sitio web de la Cámara baja del Parlamento.

El escrito detalla las acusaciones hechas por varios jueces contra Berlusconi respecto a que supuestamente pagó por tener relaciones sexuales con la joven de 17 años Karima El Mahrug, bailarina de un club nocturno y conocida como "Ruby".

Los fiscales enviaron el documento a la Cámara baja para justificar su pedido de registrar la oficina de un socio de Berlusconi que creen que pagó a las mujeres a petición del primer ministro, de 74 años.

Una comisión legislativa especial tendrá que decidir esta semana si permite o rechaza esa solicitud.

Berlusconi niega que haya actuado mal, asegura que las acusaciones son absurdas y dice que los magistrados actúan en su contra por motivos políticos. Este domingo reiteró que nunca había pagado por sexo y que mantenía una relación estable desde que se separó de su segunda mujer.

El líder conservador ha visto surgir una serie de escándalos sexuales desde que rompió con Veronica Lario, que pidió el divorcio en 2009 alegando que no podía estar más con un hombre que "frecuentaba a menores".

El último incidente llega en un momento difícil para Berlusconi, que ya no disfruta de una mayoría parlamentaria segura desde que rompió el año pasado con su antiguo aliado, Gianfranco Fini.

El mes pasado superó por la mínima una moción de confianza, y la semana pasada el máximo tribunal del país retiró parte de una ley que le daba inmunidad judicial, lo que llevó a algunos analistas a predecir que el país se dirigía a elecciones anticipadas.

El documento dice que Nicole Minetti, funcionaria regional de Lombardía que fue anteriormente higienista dental de Berlusconi, reclutó a "un número significativo de mujeres jóvenes, que se prostituyeron con Silvio Berlusconi".

Minetti, que también está siendo investigada, niega las acusaciones.

“Departamentos a cambio de sexo”. El documento dice que El Mahrug había dicho a los fiscales que algunas mujeres tenían garantizado el uso gratuito de apartamentos en Milano Due, una zona residencial en las afueras de Milán que el magnate de medios edificó durante el boom de la construcción de la década de 1970.

"En este punto, la investigación ha aportado amplias evidencias", dijo, dando los nombres de ocho mujeres cuyos apartamentos fueron registrados por la policía.

La investigación se centra en El Mahrug, que dice que recibió 7.000 euros por acudir a una de las fiestas de Berlusconi en su lujosa villa cercana a Milán. La fiscalía alega que fue a la residencia de Berlusconi en varias ocasiones entre febrero y mayo de 2010, cuando tenía 17 años, y que el primer ministro pagó por dormir con ella.

Tener relaciones sexuales con una prostituta menor de 18 años es un delito en Italia. El Mahrug dice que no se acostó con el primer ministro, pero su uso del término "bunga bunga" para describir las fiestas sexuales cautivó a quienes redactan los titulares de todo el mundo.

Los magistrados también alegan que Berlusconi presionó a la policía para que la dejaran marchar después de que se la detuviera por una acusación de robo en un caso paralelo. El magnate reconoció haber llamado a la policía, pero dice que sólo estaba ayudando a una persona necesitada y que no realizó ninguna presión.

Los fiscales han dicho que solicitarán un juicio rápido, algo que habitualmente se usa cuando hay suficientes pruebas. Pidieron que Berlusconi declare a finales de semana, pero sus abogados dicen que aún no han decidido si acudirá.