Orlando López, jefe de la fiscalía de Derechos Humanos de Guatemala solicitó a la Organismo Judicial de Guatemala que se juzgue al ex dictador y jefe de Estado Efraín Ríos Montt por el delito de genocidio por el asesinato de por lo menos 1.771 indígenas, lo cual fue adversado por la defensa.

Ríos Montt fue jefe de Estado en 1982 y 1983, durante la etapa más cruenta de la guerra interna que duró 36 años en Guatemala y que culminó en 1996 luego de la firma de los Acuerdos de Paz.

Durante la audiencia de apertura a juicio este martes, en el juzgado primero B de Mayor Riesgo, la fiscalía hizo la solicitud, que se prevé continúe este miércoles.

Durante más de seis horas el juez Miguel Angel Gálvez escuchó las pruebas recabadas por el Ministerio Público, que los vinculan al asesinato de por lo menos 1.771 personas en un área conocida como triángulo Ixil, al norte de Guatemala, en un intento por eliminar a la etnia del mismo nombre, según el acusador.

Esas pruebas incluyen a 141 testigos de 12 masacres, 132 evidencias balísticas, 66 informes antropológicos y análisis de osamentas en cementerios clandestinos y las causas de muerte.

"El 43% de la población masacrada no tenía edad para ser combatientes ni empuñar armas o ser parte de movimientos guerrilleros; se trataba de ancianos de más de 50 años y niños menores a los 18 años. El 49% de las osamentas tenía disparos en el cráneo 34 por ciento en el torax, lo que evidencia ejecuciones", afirmó López.

Añadió que el 90 por ciento de la población Ixil habría sido afectada por los planes del ejército: Sofía 83 y Victoria 82 y Firmeza, entre otros y que Ríos Montt como jefe de estado y militar, sabía de lo sucedido y sería el autor intelectual de la campaña de exterminio, ya que muchos de los informes requerían que una copia de lo actuado se entregara al presidente, y había informes periódicos.

La defensa no negó que hubo asesinatos, pero adversó que hubo genocidio ya que no se intentó exterminar a una etnia determinada; mañana miércoles serán los argumentos de esta parte.

Además de Ríos Montt también enfrentan proceso los militares Mauricio Rodríguez Sánchez, quien en la época de las masacres fungía como jefe del Estado Mayor y Héctor Mario López Fuentes, del Ministerio de la Defensa; este último sufrió hace un mes de derrame cerebral y padece de cáncer terminal, por lo que aún se debe decidir si es apto para enfrentar juicio.

Activistas de Derechos Humanos colocaron globos blancos con la palabra Justicia, frente al Organismo Judicial Este miércoles se prevé que el juez Gálvez decida si son sometidos a juicio y bajo que cargos, si genocidio o delitos contra la humanidad. El proceso lleva más de un año y la defensa lo ha demorado con más de un centenar de recursos de apelación. Ríos Montt continúa en arresto domiciliario.