Ciudad de México. Autoridades de México investigan la procedencia de 20 millones de pesos (US$992.000) en efectivo que eran transportados por dos personas y que, según reportes de medios, iban a ser entregados en la sede del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuando faltan solo días para las elecciones.

Agentes de la Secretaría de Segurida Pública (SSP) detuvieron este martes a los hombres cuando circulaban a bordo de una camioneta de lujo por una de las principales avenidas de la capital con maletas llenas de billetes cuya procedencia no pudieron comprobar.

El portal de noticias Animal Político publicó este martes documentos que supuestamente fueron hallados en el vehículo con la dirección de destino del dinero, la que coincide con la de las oficinas centrales del PRI en Ciudad de México.

Otros medios locales también publicaron versiones no confirmadas sobre que los detenidos supuestamente admitieron haber recibido "órdenes" de llevar las maletas al PRI, pero que desconocían que contenían dinero.

"Se investiga todo, en particular el origen lícito o no del dinero", dijo a Reuters una fuente de la fiscalía general que indaga posibles operaciones con recursos de procedencia ilícita.

"Se investiga todo, en particular el origen lícito o no del dinero", dijo a Reuters una fuente de la fiscalía general que indaga posibles operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Medios mostraron este miércoles imágenes de los paquetes de billetes cubiertos con plástico. La SSP dijo a Reuters que no podía asegurar que el dinero fuera para el PRI.

El partido dijo en un comunicado que rechazaba "cualquier acusación irresponsable" que pretenda involucrarlo en hechos ilícitos y pidió una investigación que lo deslindara.

La confiscación ocurre antes de las elecciones generales de este domingo y en medio de acusaciones de compra de votos contra el PRI, cuyo candidato presidencial está en tercer lugar de las preferencias, según las encuestas.

La compra de votos es un delito en México y se castiga con multas y prisión, sin embargo, es difícil de comprobar.

Este domingo los mexicanos renovarán casi 3.400 cargos de elección popular en todo el país, incluyendo al presidente, un proceso que ha sido calificado por analistas como el más grande en la historia de México pero también la más violenta.