Lima. Evidencias importantes sobre una relación fluida con la empresa brasileña Odebrecht, encontradas en la casa del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski, son analizadas por la Fiscalía peruana.

Según publica La República, en la lujosa residencia de Kuczynski, allanada este sábado último al igual que su casa de campo, al día siguiente que cesó como presidente, los fiscales hallaron documentos y mensajes de correo electrónico que fundamentan su hipótesis contra el ex gobernante.

Para el Ministerio Público, Kuczynski -el investigado por lavado de activos y otros posibles delitos-, mantuvo relaciones de negocios de asesoría financiera con empresas del grupo Odebrecht durante y después de sus labor como jefe de Gobierno y ministro de Economía del ejecutivo de Alejandro Toledo (2001-06).

Odebrecht pagó un soborno de US$20 millones a Toledo, prófugo en Estados Unidos y está en marcha un pedido para su extradición.

Las evidencias, añade el investigador Ángel Paéz, probarían que el ex gobernante favoreció a Odebrecht en Perú y están relacionadas con la empresa que Kuczynski usada para sus negocios irregulares, First Capital, de su propiedad; y Latin American Enterprise Fund Managers.

Precisa que esas compañías, registradas en una misma dirección en Estados Unidos, recibieron fondos de 11 empresas del grupo Odebrecht, incluso después que Kuczynski, destinatario real, dejó el gobierno, aunque su abogado, César Nakazaki, negó que su cliente haya cometido actos de corrupción o beneficiado a la firma brasileña cuando integraba la administración de Toledo.

 

Entre los documentos encontrados, dice Páez, hay una carta de 2008 del representante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, a Kuzcysnki, que adjunta un informe sobre dos tramos de la carretera Interoceánica a Brasil.

El contrato para la ejecución de esos tramos fue obtenido con el soborno pagado a Toledo y fue posible pese a que la Contraloría informó que Odebrecht no estaba habilitada legalmente para contratar con el Estado.

El cuestionamiento fue eliminado con una norma tramitada por Kuczynski, que participó en otras decisiones que eliminaron obstáculos para el contrato.

Kuczynski y Toledo son, al mismo tiempo, investigados por favorecido, durante aquel gobierno con un ventajoso contrato de explotación y exportación de gas a un consorcio integrado por la transnacional Hunt Oil, a la que el recién cesado gobernante había dado servicios de asesoría.

El Ministerio Público prohibió este sábado último la salida de Kuczynski al exterior en los próximos 18 meses, mientras duran las investigaciones en marcha.