Buenos Aires. La Procuración de Argentina convalidó este viernes un convenio con su par de Brasil para obtener la declaración de arrepentidos en la arista local del caso de corrupción conocido como "Lava Jato", lo que implicaría un avance importante en las investigaciones, dijo a Reuters una fuente de la fiscalía general.

El acuerdo, que llevó arduas negociaciones durante meses, permitirá el avance de las investigaciones por la ramificación doméstica del emblemático caso de corrupción de Brasil, que podría comprometer a funcionarios de anteriores gobiernos de Argentina y a importantes hombres de negocios.

Además, la declaración de los testigos brasileños también podría implicar un importante aporte para el caso de corrupción que compromete a empresarios de la construcción y exfuncionarios de Argentina, que estalló esta semana a partir de la aparición de cuadernos con supuestos detalles de pagos de sobornos.

"La información que den los arrepentidos va a ser información muy útil. Va a ser la punta del ovillo", dijo la fuente de la Procuración bajo condición de anonimato.

Los fiscales que suscriban al convenio podrán obtener declaraciones consideradas clave para que avancen las investigaciones de las tramas de corrupción que se habrían desarrollado durante las gestiones de los Kirchner.

Los fiscales que suscriban al convenio podrán obtener declaraciones consideradas clave para que avancen las investigaciones de las tramas de corrupción que se habrían desarrollado durante las gestiones del ex presidente Néstor Kirchner -fallecido en 2010- y su esposa y exmandataria Cristina Fernández.

Pero las pruebas obtenidas a partir de esos testimonios no podrán usarse contra quienes tengan "acuerdos de lenidad" ni en procesos judiciales separados de los que originaron la información.

El caso Lava Jato, que tuvo amplias repercusiones internacionales tras iniciarse en 2014, revolucionó Brasil con la detención de poderosos empresarios y del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva, preso desde abril por corrupción pasiva y lavado de dinero.

En julio de este año, las fiscalías generales de ambos países habían alcanzado un principio de acuerdo.