Lima. La fiscalía peruana solicitó este martes a la justicia que se imponga prisión preventiva contra el expresidente Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, por presuntos delitos de lavado de activos, dijo a Reuters una fuente del ministerio público.

Humala y Heredia estaban siendo investigados por lavado de activos, por supuestamente recibir US$3 millones de la brasileña Odebrecht, según declaraciones del encarcelado ex presidente de la firma, Marcelo Odebrecht, para financiar la campaña que lo llevó a la presidencia en el 2011.

A mediados de mayo, el fiscal Juárez interrogó en Brasil a Odebrecht, quien supuestamente autorizó el pago al partido de Humala a pedido del Partido de los Trabajadores, del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en la primera declaración del máximo ejecutivo de la constructora a un fiscal de América Latina que investiga los casos de corrupción en el país.

El ex presidente Humala, que gobernó el país entre 2011 y 2016, ha negado las acusaciones.

El fiscal provincial Germán Juárez Atoche solicitó que el Poder Judicial dicte prisión preventiva contra el ex presidente de la República, Ollanta Humala; y su esposa, Nadine Heredia, por los presuntos delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir.

El fiscal de lavado de activos Germán Juárez envió el recurso al juez Richard Concepción, quien deberá definir para este jueves si acepta o no encarcelar a Humala y Heredia, dijo la fuente de la fiscalía, que prefirió mantener su nombre en reserva.

Los abogados del ex mandatario y su esposa, Wilfredo Pedraza y Julio César Espinoza, se mostraron sorprendidos del pedido y dijeron que no había justificación para ello.

"No existe ningún elemento de ninguna naturaleza para considerar que ellos deban o puedan cambiar algún tipo de regla o restricción que ya se les ha impuesto desde hace unos meses", afirmó Espinoza.

A mediados de mayo, el fiscal Juárez interrogó en Brasil a Odebrecht, quien supuestamente autorizó el pago al partido de Humala a pedido del Partido de los Trabajadores, del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en la primera declaración del máximo ejecutivo de la constructora a un fiscal de América Latina que investiga los casos de corrupción en el país.