La fiscalía brasileña solicitó a la Policía que investigue una denuncia de desvío de fondos de la empresa Portugal Telecom al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), que supuestamente contó con el aval de la formación durante el primer mandato de Luiz Inácio Lula da Silva.

El Ministerio Público Federal en Brasilia pidió a la Policía la "instauración de una investigación" para esclarecer una denuncia realizada el pasado mes de septiembre por el publicista Marcos Valerio Fernandes, condenado a 40 años de cárcel por participar en una vasta red de corrupción con la que el PT financió campañas y sobornó a diputados.

En un escueto comunicado, la Fiscalía dice que el empresario afirmó que una proveedora de Portugal Telecom en Macao inyectó US$7 millones al PT a través de cuentas bancarias en el exterior en una declaración prestada el 24 de septiembre.

En esa declaración, aireada por la prensa brasileña, Fernandes aseguró que recibió el aval del PT para discutir con la firma lusa la aportación económica.

Además dijo que para cumplir con ese objetivo viajó a Lisboa en 2005 para reunirse con el entonces presidente de la compañía de telecomunicaciones, Miguel Horta.

El publicista agregó que el ex presidente Lula, quien no estuvo entre los 36 acusados del denominado "juicio del siglo" que procesó la trama corrupta y condenó a 25 personas, conocía la red, la avaló y obtuvo beneficios económicos "personales".

Se trata de la primera investigación formal abierta para analizar el contenido de las polémicas declaraciones vertidas por el publicista en septiembre.