Montevideo, EFE. El director para el Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, advirtió este lunes del "efecto negativo" que tienen para el desempeño económico la existencia de una moneda dual y de proteccionismo, al ser consultado sobre la situación de Argentina.

Werner realizó estas declaraciones en una rueda de prensa en la que presentó en Montevideo el informe Panorama Económico Regional para América Latina y el Caribe.

Ante las insistentes preguntas de los periodistas sobre la marcha de la economía argentina, que tiene repercusión directa en Uruguay, el ejecutivo aclaró que "como el Fondo no ha tenido consultas" con el gobierno de ese país "desde 2006, es difícil dar respuesta sobre cual es el futuro de la política económica".

Sin embargo, "creemos, a través de los estudios que hemos hecho de corte transversal, con la experiencia de muchos países, que la implementación de restricciones al comercio y tipo de cambio duales generan ineficiencias en la economía", aclaró.

"Esto va a tener un efecto negativo en el desempeño económico", agregó.

Actualmente en Argentina existe una importante diferencia entre el cambio del dólar oficial, de cerca de 5 pesos por dólar, y el cambio en el mercado informal (dólar "blue"), de unos 10 pesos por dólar.

Además, el gobierno argentino ha sido criticado por varios países por sus políticas de protección a la industria nacional y de restricción de la salida de dólares del país.

Werner se refirió también a la declaración de censura del Fondo Monetario Internacional (FMI) contra Argentina, de principios de año, por sus "insuficientes progresos" en la mejora de la calidad de sus estadísticas macroeconómicas, lo que abre la puerta a sanciones concretas como impedirle su acceso a recursos del organismo.

Fue la primera ocasión en la que el fondo tomó esa medida contra uno de sus 188 países miembros desde su creación en 1944.

En Montevideo el representante del FMI dijo que el organismo está "en diálogo y monitoreando" las gestiones que hacen las autoridades argentinas para elaborar un nuevo índice que mida la inflación.

"Esperamos que sirva para que se resuelvan los problemas con el índice viejo", agregó.

La fiabilidad de la actual medición oficial de la inflación en Argentina es seriamente cuestionada por economistas y políticos de oposición desde que en 2007 el Instituto Nacional de Estadísticas (Indec) introdujo cambios metodológicos en el índice de precios.

La inflación de Argentina en 2012 fue del 10,8% según las estadísticas oficiales y del 25,6% de acuerdo con cálculos de consultoras privadas.