Después de que el mandatario Álvaro Colom le exigiera al Legislativo que apresurara la aprobación de la readecuación presupuestaria e incluso amenazó con “emplazarlo”, el presidente del Congreso, Roberto Alejos, advirtió de que el gobernante “tiene que entender que él manda a sus ministros en el Ejecutivo, pero aquí los 158 diputados mandan por igual”.

“Acá -en el Congreso- se buscan consensos, se dialoga y se toma una decisión colegiada”, justificó Alejos ante la solicitud del mandatario.

Colom reiteró su postura acerca de la necesidad de aprobar los fondos para la urgencia nacional, al instar a los diputados a que dejen posiciones “personales y partidarias”, a fin de enfocarse en el país e incluso en el próximo gobierno, aunque evitó responder directamente a Alejos.

“El ministro de Finanzas, Rolando Del Cid, se ha mantenido en el Congreso estos días. Ayer -el domingo pasado- hubo un avance importante de trabajo y creo que debería haber otro avance el martes; fundamentalmente en coordinación de funcionarios del Ejecutivo con la Junta Directiva del Congreso”, expuso Colom cuando se le preguntó sobre las declaraciones de Alejos.

El presidente del Legislativo afirmó: “vivimos una democracia difícil, donde hay que analizar y discutir el tema con más de diez bancadas; y urgencias hay en todos los sectores, el Ministerio Público, el Organismo Ejecutivo, por ejemplo, es un tema que tiene meses, pero acá se debe discutir y llegar a consensos”.

Insistencia. El domingo recién pasado, el gobernante aseguró en un mensaje televisado que “estamos al límite”, en cuanto a las finanzas y atención de las urgencias, por lo que ayer intentó explicar la premura de recursos con el ejemplo de un ciempiés.

“Es importante garantizar el flujo financiero. Aquí mucha gente no ha comprendido que no puede haber un presupuesto sin financiamiento, y han pasado nueve meses sin financiamiento completo... y eso provoca un ciempiés con 40-30 patas quebradas. Yo esperaría que se eliminen los criterios electorales y que se piense en el país”, dijo.

Esta no es la primera vez que el mandatario pide a los diputados que se despojen de intereses partidistas. Durante varios programas de Despacho Presidencial y en conferencias de prensa se ha referido a “algunos diputados”, sin precisar nombres, pero enfatiza que la población juzgará a los malos y reconocerá a los buenos.

El miércoles último, Colom dijo en la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres: “Voy a tomar la decisión de qué hacer con el Congreso, porque con los resultados creo que es hora de emplazarlo. Esto es una emergencia, hay muertos, no puede haber indiferencia”.

El Ejecutivo ha mantenido cierta crítica hacia el Congreso a causa de que la oposición se rehúsa a apoyar iniciativas que impliquen más endeudamiento; la mayoría ha sido para el financiamiento del presupuesto.

Discrepancia. Pese al enfrentamiento entre estos dos poderes del Estado, el Legislativo no podrá efectuar la readecuación presupuestaria, ya que debe conocerse la interpelación del ministro Del Cid, mientras que para el próximo jueves se prevé conocer los estados de Calamidad y de Emergencia.

La iniciativa de la readecuación fue presentada este lunes, y a los Q895 millones (más de US$113 millones) originales se le incrementaron Q70 millones (casi US$9 millones). De este monto, Q20 millones (más de US$2,5 millones) se volvieron la manzana de la discordia, porque se destinaban a la compra de alimentos para las personas afectadas por el temporal, pero por la apariencia de ser un asunto electoral, se analiza trasladarlos a los cuerpos de bomberos o a la Unidad de Conservación Vial.