[[wysiwyg_imageupload:6913:]]El vicepresidente brasileño Michel Temer (c), sostiene la notificación en la que asume de forma interina la presidencia de Brasil, después de la decisión de abrir juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, en Brasilia, Brasil.

[[wysiwyg_imageupload:6914:]]La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), suspendida de sus funciones por el Senado, sostiene un ramo de flores mientras saluda a sus simpatizantes durante su salida del Palacio de Planalto, en Brasilia.

[[wysiwyg_imageupload:6915:]][[wysiwyg_imageupload:6916:]][[wysiwyg_imageupload:6917:]][[wysiwyg_imageupload:6919:]]El ex presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva (c), saluda a los partidarios y simpatizantes en favor de la suspendida presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

[[wysiwyg_imageupload:6920:]]La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), suspendida de sus funciones por el Senado, participa en una conferencia de prensa en el Palacio de Planalto.

[[wysiwyg_imageupload:6921:]]El vicepresidente brasileño Michel Temer posa en el edificio anexo del Pálacio do Planalto.

[[wysiwyg_imageupload:6922:]]Legisladores reaccionan luego de la aprobación de juicio político contra la presidenta brasileña Dilma Rousseff, en el Senado.

[[wysiwyg_imageupload:6923:]]Legisladores participan durante la votación sobre la decisión del juicio político contra la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

[[wysiwyg_imageupload:6924:]]Residentes reaccionan mientras observan la transmisión en vivo de la sesión de votación del senado sobre la aprobación del juicio político contra la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

[[wysiwyg_imageupload:6925:]][[wysiwyg_imageupload:6926:]][[wysiwyg_imageupload:6927:]][[wysiwyg_imageupload:6928:]]

[[wysiwyg_imageupload:6930:]]Manifestantes participan en una protesta en rechazo del juicio político contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en Sao Paulo, Brasil, el 11 de mayo de 2016.

[[wysiwyg_imageupload:6931:]][[wysiwyg_imageupload:6932:]][[wysiwyg_imageupload:6933:]][[wysiwyg_imageupload:6934:]]El plenario del Senado brasileño inició este miércoles la sesión en la que votó si abría un juicio político o no a la presidenta del país, Dilma Rousseff, acusada de supuestas irregularidades fiscales en los balances del gobierno. Para que el proceso fuera instaurado y la mandataria juzgada, era necesario que una mayoría simple de los 81 senadores votara a favor.