París. El político francés François Hollande amplió durante el verano boreal la ventaja sobre sus compañeros socialistas para las primarias del partido, que determinarán quién será el candidato para las elecciones presidenciales de 2012, indicó un sondeo publicado el domingo.

Los seis candidatos que compiten por la candidatura estaban en La Rochelle, en el oeste de Francia, para celebrar el congreso del partido el fin de semana, con el objetivo de sumar apoyo cuando faltan menos de seis semanas para que los votantes de todo el país elijan a su favorito.

Hollande, que nunca ha sido ministro y es relativamente desconocido a nivel internacional, se convirtió en el candidato socialista favorito para las presidenciales del próximo abril y mayo después de que el ex jefe del FMI Dominique Strauss-Kahn fuera detenido en Nueva York.

Hollande ha liderado las encuestas regularmente frente a sus rivales más próximas: la ex líder del partido Martine Aubry y la candidata presidencial de 2007, Ségolène Royal.

Según un sondeo divulgado el 24 de agosto, Hollande derrotaría al actual presidente, Nicolas Sarkozy, en la segunda vuelta electoral.

A falta de ocho meses para los comicios, el estado de las finanzas públicas del país se apresta a convertirse en la principal batalla entre Sarkozy y sus adversarios de izquierda, después de que la crisis de deuda de la zona euro planteara dudas entre los inversores sobre la preciada calificación triple A del crédito galo.

Sarkozy suscita más confianza de los votantes en asuntos de deuda que Hollande o Aubry, según una encuesta de IFOP publicada a principios de agosto.

En un sondeo divulgado por el diario Journal du Dimanche el domingo, Hollande pareció haber conseguido una cómoda ventaja para obtener la candidatura socialista.

Su apoyo entre los votantes de izquierda subió al 41%, 4 puntos más que en junio, frente al 31 por ciento de Aubry y el 13% de Royal, según el sondeo de IFOP realizado a unas 2.000 personas entre el 23 y 26 de agosto.

Las primarias socialistas se celebrarán el 9 y 16 de octubre, pero podría haber sorpresas porque el partido las abrió a votantes de todas las tendencias políticas, esperando que hasta un millón de personas participen.

"Nadie sabe quién votará por que es la primera vez que millones de franceses podrán participar", dijo a la radio Europe 1 Arnaud Montebourg, uno de los seis candidatos en las primarias.