París. Francia apoyará a Colombia en la recuperación de zonas agrícolas inundadas en la peor temporada de lluvias en la historia del país sudamericano, en una nueva etapa de una relación bilateral hasta ahora marcada por cooperación en la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se reunió este miércoles con su par de Francia, Nicolas Sarkozy, con quien dijo haber abordado varios temas de la relación bilateral, pero fundamentalmente una valiosa ayuda en infraestructura en áreas agrícolas de producción de alimentos.

En su primera visita oficial a Europa desde que asumió el poder el 7 de agosto del 2010, Santos se reunió durante tres días con funcionarios e inversionistas franceses, a los cuales invitó a hacer negocios en la nación sudamericana exportadora de petróleo, carbón, café y banano.

"Francia nos va a ayudar en esta ola invernal, en este desastre que tuvimos, nos va a ayudar de muchas formas. Pero la que quiero destacar es la ayuda que nos va a dar para recuperar el área agrícola que se perdió, que se inundó, y poner nuevamente a producir a tantos campesinos que lo perdieron todo", afirmó el presidente colombiano.

Fuertes lluvias, ocasionadas por el fenómeno de La Niña, han dejado en Colombia más de 300 muertos y 2,2 millones de damnificados, así como 1,2 millones de hectáreas agrícolas -papa, arroz, plátano, maíz- y ganaderas inundadas.

"Francia ayudará a crear la infraestructura necesaria para que eso quede de forma tal que en los inviernos entrantes podamos protegernos y podamos mitigar el efecto del cambio climático", explicó a periodistas tras la reunión con Sarkozy.

Santos no dio detalles de acuerdos específicos ni de cifras y tampoco se refirió a lo que afirmó en declaraciones previas al diario local Le Figaro acerca de un pedido a Francia para que apoye medidas más duras contra el lavado de dinero para ayudar a combatir el tráfico de drogas.

Inversiones y cambios. Más bien destacó una nueva etapa en las relaciones de cooperación comercial y técnica con Francia y expresó que espera que Colombia recupere este año el grado de inversión por parte de las agencias calificadoras de riesgo.

El país sudamericano perdió esa calificación a fines de la década de 1990, en medio de una crisis económica y la agudización de la violencia vinculada al narcotráfico y la guerrilla izquierdista, que ha luchado por cuatro décadas en una guerra interna con fuerzas de seguridad y el Gobierno.

Colombia es visto como el principal aliado de Estados Unidos en Latinoamérica y al que Washington ayuda en el combate al narcotráfico y la guerrilla izquierdista. El país es el mayor productor mundial de cocaína y varios grupos armados están involucrados en el comercio de drogas.

Al ser consultado sobre el reiterado deseo del presidente estadounidense Barack Obama de lograr un acuerdo de libre comercio con Colombia, como lo hizo explícito en su discurso del martes del Estado de la Unión, Santos dijo que es hora de pasar de las palabras a los hechos.

"Ojalá que eso se materialice en la votación en el Congreso americano. Es lo que todos esperamos: que de las palabras pasemos a los hechos y que finalmente ese acuerdo de libre comercio sea probado", sostuvo Santos.

Washington y Bogotá firmaron un Tratado de Libre Comercio en el 2006, pero no ha sido ratificado por el Congreso estadounidense puesto que demócratas cuestionan la violencia contra dirigentes sindicales y defensores de derechos humanos.

Por otra parte, Santos declaró que apoya una iniciativa de Sarkozy para cambiar el actual sistema monetario internacional que ha llevado a la revaluación de la moneda en países emergentes, idea que el mandatario francés quiere promover durante su período de presidencia del G20.

"El presidente Sarkozy está muy empeñado en hacerle cambios a toda la estructura monetaria internacional porque la forma como esa estructura se está desarrollando, no está dando los resultados que el mundo está esperando. Es una apreciación que comparto plenamente", sostuvo el mandatario colombiano.

"Ahí hay un campo también de acción muy importante porque los países emergentes como Colombia, los países de tamaño medio, están siendo víctimas de esa estructura monetaria internacional que nos está obligando a revaluar nuestras monedas", afirmó.