París. Un tribunal francés condenó este viernes a penas de entre 15 años y prisión perpetua a 12 militares chilenos y a un argentino por su participación en la desaparición de cuatro ciudadanos franceses durante la dictadura de Augusto Pinochet.

La justicia penal francesa encontró a los militares, que fueron juzgados en ausencia, culpables del delito de "secuestro acompañado de torturas y de actos de barbarie". Sin embargo, los ex agentes de la dictadura chilena no cumplirán su condena, dado que Chile no acepta extraditar a los acusados.

Las familias de las víctimas expresaron su satisfacción con el fallo.

A través de una decisión especial se permitió que la audiencia y la lectura del veredicto fueran filmados para quedar en los archivos históricos.

Manuel Contreras, actualmente de 81 años y quien lideró la policía secreta, conocida como DINA, durante el Gobierno de Pinochet, y su ex lugarteniente Pedro Espinosa Bravo fueron condenados a prisión perpetua, la pena máxima dentro del sistema judicial francés.

Tras 12 años de instrucción del caso y otros tres de juicio, los magistrados a cargo del tribunal condenaron también a otros 11 acusados, 10 chilenos y un argentino. Tres de ellos recibieron penas de 30 años, seis de 25, uno de 20 y el restante una condena de 15 años.

El tribunal confirmó las órdenes de arresto contra los acusados emitidas en el 2005. Algunos de ellos, como Contreras, ya cumplen condenas de cárcel o de arresto domiciliario en Chile por otras causas.

La causa se abrió en 1998, cuando Pinochet estaba detenido en Londres a pedido de la justicia española, y gira en torno a la desaparición el 11 de septiembre de 1973 en Chile del ciudadano francés Georges Klein, asesor del gabinete del presidente socialista Salvador Allende, quien fue derrocado por Pinochet ese mismo día.

También se investigan las desapariciones de Etienne Pesle, el 19 de septiembre del mismo año, y de dos miembros del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR): Alphonse Chanfreau, el 30 de julio de 1974, y Jean-Yves Claudet-Fernández, el 1 de noviembre de 1975.

"La investigación ha reunido numerosas pruebas que permiten establecer que el presidente Augusto Pinochet, que dirigía personalmente la DINA, condujo una política destinada a eliminar y hacer desaparecer a adversarios políticos", señaló la resolución judicial.

Durante la dictadura de Pinochet, que gobernó Chile con mano de hierro entre 1973 y 1990, se produjeron 3.197 asesinatos y desapariciones, según un informe oficial elaborado tras el regreso de la democracia.