Estrasburgo. Francia (Reuters) - Francia negó el acceso a unas 1.000 personas desde que el Gobierno endureció los controles fronterizos bajo el estado de emergencia, que se decretó tras los ataques del 13 de noviembre, informó el sábado el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Bajo el estado de emergencia de tres meses están prohibidas las manifestaciones públicas, la policía tiene mayores facultades de investigación y de vigilancia y han aumentado los controles fronterizos.

"Desde que retomamos los controles fronterizos, a casi 1.000 personas se les ha negado el ingreso al territorio nacional debido al riesgo que representaban", dijo Cazeneuve durante un discurso en Estrasburgo.

El ministro informó que se había interrogado a unas 4.000 personas en 285 puntos de control tras los ataques en París de hace dos semanas, en los que murieron 130 personas y que se atribuyó Estado Islámico.

Cazeneuve dijo que desde el inicio del estado de emergencia, la policía francesa había allanado 2.000 viviendas, detenido a 212 personas para interrogarlas, iniciado 250 procesos judiciales y dejado a 312 personas bajo arresto domiciliario.

La policía francesa además ha confiscado 318 armas, incluyendo 31 armas de uso militar.