París. Francia y México trabajan en una propuesta para limitar el uso del derecho de veto de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU que podría adoptarse por "un pacto de caballeros", sin necesidad de integrarlo en la reforma del reglamento de esa instancia a fin de evitar un bloqueo del proceso.

Este fue uno de los puntos destacados por el subsecretario mexicano de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Juan Manuel Gómez Robledo, quien en una entrevista telefónica hoy con Efe durante su estancia en París resumió el contenido de una conferencia en la que participó ayer junto al ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius.

Gómez Robledo resaltó que, al recurrir a ese "pacto de caballeros", se evitaría tocar la Carta de las Naciones Unidas, ya que este punto podría paralizar la reforma sobre el funcionamiento del Consejo de Seguridad.

Insistió en que la limitación del derecho de veto es un tema en el que Francia y México están "unidos" y consideran que hay "urgencia" para formalizar su propuesta en septiembre porque, dijo, "es el momento para darle una sacudida a la gobernanza mundial".

El principio es impedir el recurso al veto cuando se trata de decidir sobre situaciones en las que lo que está en juego son violaciones masivas de derechos humanos, crímenes contra la humanidad o genocidio.

Preguntado sobre cuál sería la instancia que decidiría cuándo se dan esas condiciones, el subsecretario mexicano reconoció que ese es uno de los puntos más sensibles y que se trabaja con varias posibilidades.

Citó tres escenarios, el primero de ellos que 50 de los 193 países de la ONU consideren que se dan las circunstancias excepcionales para impedir que uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad utilice su derecho a veto (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido).

En los otros dos casos, serían el secretario general de la ONU o el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos los que evaluarían si hay riesgo en cuanto a violaciones masivas de derechos humanos, crímenes contra la humanidad o genocidio.

Francia y México tienen intención de continuar perfilando de aquí a septiembre su propuesta en el actual marco bilateral, pero también "con (sus) socios" y con los países que simpaticen con sus ideas.

Al respecto, Gómez Robledo expresó su satisfacción por la "simpatía" que ha mostrado el Reino Unido y la "simpatía de principio" de Estados Unidos.

Señaló que México defiende esta limitación del veto desde hace más de veinte años, aunque admitió que fue el impedimento ruso en la crisis siria lo que acarreó una "conciencia más aguda" de su pertinencia.

Gómez Robledo acudió a la capital francesa para participar en la conferencia en el Instituto de Ciencias Políticas de París (Sciences Po) con Fabius, con quien no abordó cuestiones de las relaciones bilaterales.