Kabul. El máximo diplomático de Naciones Unidas en Afganistán dijo este domingo que era demasiado pronto para describir las elecciones parlamentarias del país como un éxito, con una expectativa de recibir 4.000 reclamos y las cifras de participación no establecidas todavía.

Funcionarios electorales afganos catalogaron el resultado del sábado como un éxito, pese a los extendidos reportes de fraude, la preocupante baja participación y ataques en todo el país que dejaron al menos 17 muertos, luego que los talibanes advirtieron que sabotearían los comicios.

"Creo que eso es prematuro, con todo el respeto", dijo Staffan de Mistura, representante especial del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en una entrevista con Reuters.

"Hicieron un gran trabajo (...) Pero yo esperaría para hablar de éxito", declaró en Kabul.

Funcionarios electorales estudiaron minuciosamente los votos el domingo, pero habrá una larga espera antes de que se declaren los resultados preliminares, con papeletas por llegar desde zonas remotas y miles de quejas a ser presentadas por candidatos perdedores.

La elección es observada de cerca en Washington antes de la prevista revisión de estrategia de guerra en diciembre del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que posiblemente examinará el ritmo y la escala de los retiros de tropas estadounidenses después de nueve años de guerra.

Una elección fallida pesaría al Gobierno de Obama, que enfrenta sus propios comicios legislativos en noviembre en medio de una caída del respaldo público a la guerra, mientras la violencia se encuentra en su peor nivel desde que los talibanes fueron derrocados en el 2001.

Algunas zonas han comenzado a mandar las cajas de votación revisadas a Kabul, dijo la Comisión Electoral Independiente (IEC, por su sigla en inglés) a Reuters, pero los primeros indicios apuntaban a que fueron emitidos al menos un millón menos de votos que en las elecciones presidenciales del año pasado.

La IEC dijo el sábado que el número de afganos que acudió a votar era cercano a los 3,6 millones, aunque de Mistura indicó que la cifra final probablemente bordeará los 4 millones.

La comisión agregó que había 11,4 millones de votantes, pero de Mistura señaló que ese número sólo representaba el número de papeletas enviadas a los centros de votación y que el número real probablemente era cercano a los 10,5 millones.

Los talibanes amenazaron dos veces con boicotear la elección y advirtieron a los votantes de mantenerse alejados. Su amenaza pareció tener impacto en la participación, con muchos nerviosos que se quedaron en sus casas luego de que los islamistas lanzaran cientos de ataques en todo el país.

Los cuerpos de tres funcionarios electorales secuestrados durante la votación fueron encontrados el domingo en la provincia norteña de Balkh, dijo el presidente de la IEC, Fazl Ahmad Manawi.

La violencia fue levemente menor a la registrada en las elecciones del año pasado, pero estuvo más extendida y llegó a zonas previamente pacíficas.

El intento de fraude también fue una gran preocupación, con reportes de relleno de urnas, votaciones repetidas, compra de votos y otros actos ilícitos en todo el país.