El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil afirmó este jueves, tras la apertura en el Senado del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, que se abrió el camino para un "gobierno ilegítimo" encabezado por el vicepresidente Michel Temer, y anunció una dura oposición para que la mandataria retome su cargo.

En un "Comunicado al Pueblo Brasileño", firmado por su presidente Rui Falcao, el PT anunció que trabajará "incansablemente" por el retorno de Rousseff y lanzó la consigna "Fuera Temer".

Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), asumirá la presidencia interina durante los 180 días en que se desarrollará el juicio político contra la mandataria que podrá resultar en su destitución definitiva.

Según el PT, el país está "siendo tomado por asalto por los peores exponentes de las oligarquías del poder, los medios de comunicación monopolizados y la plutocracia".

"Incapaces de ganar en las urnas, recurren a la farsa institucional para derribar una gobernante electa por la mayoría de la población brasileña y que no ha cometido ningún delito", subraya el comunicado.

El revés sufrido en el Senado "ante las fuerzas de la infamia, de la traición y del golpismo, será respondido con ánimo redoblado de combate por la restauración constitucional y la absolución de la presidenta Dilma Rousseff, en el juicio de mérito que se realizará dentro de algunos meses".

El PT expresó su confianza en que "los trabajadores del campo y la ciudad, los intelectuales progresistas, los jóvenes y las mujeres" seguirán movilizados en todo el país "para protestar contra la usurpación y el golpe".

Destaca que la movilización, que integran el Frente Brasil Popular y el Frente Brasil Sin Miedo, va más allá del apoyo al gobierno liderado por el PT.

"No descansaremos un solo minuto hasta que la presidenta de todos los brasileños, sufragada en elecciones libres y directas, retorne al comando del Estado, como es la voluntad soberana y constitucional del pueblo brasileño", afirma el texto.

"No al golpe de Estado. ¡Fuera Temer! ¡Volveremos!", concluye el documento.