Roma. Estudiantes, trabajadores y otros opositores italianos al gobierno de Silvio Berlusconi, arrojaron este martes pintura y bombas de humo hacia los edificios del Parlamento mientras el primer ministro sobrevivía por escaso margen a una moción de censura.

Berlusconi ganó la votación en el Senado y sobrevivió a la moción de censura en la Cámara Baja mientras manifestantes opositores al gobierno se reunían en plazas cercanas con pancartas.

En algunos lugares los manifestantes se enfrentaron con la policía anti disturbios, que había bloqueado el centro de Roma. También marcharon en otras ciudades del país.

"Los trabajadores italianos quieren que Berlusconi renuncie", dijo Gianni Rinaldini, líder del sindicato Fiom.

Las marchas siguen a semanas de protestas contra el gobierno, sus medidas de austeridad y una planeada reforma educativa.

"No han hecho nada. Para las universidades no se ha hecho nada y estamos en una situación que está empeorando cada día", dijo el estudiante universitario Valerio Zampani.