El comando General de las Fuerzas Militares suspendió las vacaciones y permisos de todos los comandantes operativos para que sigan adelantando no solo las acciones militares contra las FARC, sino también para que apoyen en labores de evacuación a los cientos de damnificados que deja el invierno.

"Nuestra lealtad es con el pueblo colombiano, creo que esta situación del país amerita que nosotros sacrifiquemos cualquier festividad para poder estar al lado del pueblo colombiano. Por lo tanto se tomó la decisión de cancelar permisos de vacaciones a los comandantes operativos para que con su gente se dedique a mantener la seguridad en el territorio nacional", dijo Cely.

Advirtió además que no se bajará la guardia en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, ya que las operaciones contra los grupos ilegales se intensificarán, con el fin de evitar posibles ataques guerrilleros.

"Las FARC se equivocan si piensan que nosotros estamos de fiestas y estamos descuidados (...) deberían aprovechar para desmovilizarse, para que vuelvan a ser unos colombianos de bien", puntualizó.

Las Fuerzas Militares implementaran un amplio dispositivo para garantizar la seguridad en todo el territorio nacional durante las celebraciones de fin de año.

En el centro del país cerca de 19.300 hombres estarán estratégicamente ubicados en los principales ejes viales y corredores turísticos con el fin de brindar a los ciudadanos un fin de año en paz y tranquilidad.

La actual temporada de lluvias en Colombia, la peor que se recuerda en este país y que está asociada al fenómeno de "La Niña", ha dejado por el momento 283 muertos, 267 heridos, 63 desaparecidos y dos millones de damnificados.