Lima. La conservadora Keiko Fujimori ganaría la presidencia de Perú con una ventaja de más de cinco puntos porcentuales sobre el nacionalista Ollanta Humala, su nivel de apoyo más alto antes de la votación en segunda vuelta, dijo este jueves la firma Datum.

Según el estudio de Datum, publicado en el diario Perú21, Fujimori -considerada partidaria del libre mercado- obtuvo un 52,9% de las intenciones de voto frente al 47,1% de Humala, un militar retirado que ha moderado su discurso izquierdista.

En un estudio previo de la firma, Fujimori tenía un 52,4% de intención de voto, mientras que Humala obtuvo un 47,6%.

Análisis. El director de Datum, Manuel Torrado, dijo que Fujimori -hija del apresado ex presidente Alberto Fujimori- ha logrado convencer a un sector de indecisos, aunque aclaró que todavía ninguno de los candidatos está "está canibalizando los votos del otro".

El simulacro de Datum fue realizado el 22 de mayo a nivel nacional urbano-rural a 1.214 personas y tiene un margen de error de 2,8 puntos porcentuales.

Torrado afirmó asimismo que con este resultado la candidata se ha ubicado en el punto más alto de apoyo en lo que va de la contienda electoral, que concluirá el 5 de junio.

El simulacro de Datum fue realizado el 22 de mayo a nivel nacional urbano-rural a 1.214 personas y tiene un margen de error de 2,8 puntos porcentuales.

Humala no capta a indecisos. De otro lado, Torrado afirmó que Humala -quien recientemente juró respetar la democracia y la Constitución sobre una Biblia- no logró captar los votos de los indecisos.

"El problema es que la gente no le cree. Quizás convenció a su mismo electorado pero no le permitió captar nuevos votos", precisó Torrado.

Humala además ha revisado su plan de gobierno para hacerlo más atractivo a los inversionistas dejando a un lado propuestas como la de usar los fondos de las administradoras privadas de pensiones para programas sociales que figuraban en su plan inicial.

El candidato nacionalista también ha buscado tomar distancia del presidente venezolano, Hugo Chávez, con quien fue vinculado en las elecciones presidenciales del 2006, y ahora ha buscado presentar una imagen más cercana al ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

Por su parte Fujimori aún es criticada por la fuerte influencia de su padre, actualmente preso por violaciones de derechos humanos y corrupción durante su Gobierno entre 1990 y el 2000, al tiempo que sus opositores temen que ella le otorgue un indulto y lo libere de la prisión.

Sin embargo, la candidata ha afirmado que no liberará a su padre de la cárcel si gana las elecciones presidenciales.