Lima. La conservadora Keiko Fujimori aventaja al nacionalista Ollanta Humala faltando unas dos semanas para el balotaje presidencial de Perú, mostró el jueves un simulacro de votación de la firma Datum.

Fujimori obtendría un 52,1% en la segunda ronda del 5 de junio, mientras que Humala lograría el 47,9%, de acuerdo al resultado expresado en votos válidos del simulacro realizado por Datum y divulgado por el diario Perú 21.

La diferencia entre ambos aspirantes es superior al margen de error de +/- 2,8 puntos del estudio hecho a nivel nacional urbano-rural.

Asimismo, el simulacro de votación reflejó que el porcentaje de indecisos parece estar declinando aunque sigue en un nivel alto, por lo que esos electores tendrían la última palabra el día del comicio para suceder al presidente Alan García.

Un 7,6% votaría en blanco, un punto menos que en el estudio anterior, mientras que un 5,2% anularía el sufragio, igual que en el simulacro previo.

Los candidatos luchan por seducir a los electores que no los apoyaron en la primera vuelta del 10 de abril, con promesas de ayudar al tercio de la población que es pobre y no goza de la actual bonanza económica, combatir la corrupción y respetar la democracia.

Una plaza clave en esa lucha es la capital, Lima, que concentra una tercera parte del electorado y fue ganada por el economista Pedro Pablo Kuczynski en la primera ronda.

Hasta el momento, Fujimori se ha posicionado mejor en la capital y norte del país, mientras que Humala lo ha hecho en el sur y centro de la nación andina.

Talón de aquiles. En la recta final de la carrera, ambos tienen puntos débiles que reforzar, dijo el director de Datum, Manuel Torrado.

"No veo la estrategia brillante que aplicó Humala en la primera vuelta, demuestra inseguridad, parece que hubiera cambiado de asesores. Keiko, por su parte, todavía no muestra caras nuevas en su entorno", dijo Torrado.

En un intento por aplacar los resquemores en torno a su candidatura y mostrarse como un izquierdista moderado, Humala ha modificado su plan de gobierno en varias ocasiones, prometiendo respetar la independencia de poderes y del Banco Central.

Pero algunos electores y operadores financieros consideran que el candidato nacionalista es ambivalente y aún temen que sus propuestas políticas arriesguen los lineamientos que han hecho de la economía peruana una de las que más crece en el mundo.

Otros creen que sus cambios son una mera estrategia electoral, pues en el estudio de Datum un 60,3% de los encuestados lo consideró así.

Otra "piedra en el cuello" de Humala es la cercanía que algunos ven con el presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo Torrado, pese a que el militar retirado de 48 años ha buscado asociar su imagen a la del ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Las plazas bursátil y cambiaria locales cayeron con fuerza después de que Humala ganó la primera ronda, aunque se han recuperado desde que los sondeos electorales dan una ventaja a su contrincante.

Fujimori es mejor recibida por los mercados pues mantendría en pie las políticas económicas. Sin embargo, la aspirante no logra sacudirse el pasivo de su padre, el ex presidente Alberto Fujimori, preso por abusos a los derechos humanos y corrupción.

La legisladora de 35 años pidió perdón por los delitos cometidos durante la década de poder de su progenitor y ha asegurado que no lo indultará de ser elegida presidenta.

Sin embargo, un 64,5% de los encuestados consideró que sí lo hará, según el estudio.

Datum realizó el simulacro de votación a 1.211 electores el 15 de mayo.