Los jefes del Departamento de Seguridad Nacional y de contraterrorismo de Estados Unidos aseguraron este miércoles que no hay amenazas creíbles sobre la posibilidad de que yihadistas del Estado Islámico (EI) se infiltren en el país a través de la frontera con México.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, dijo este miércoles ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes que "no hay información de inteligencia específica que indique que el EI quiera infiltrarse por la frontera sur" para cometer atentados.

"No obstante, nos mantenemos vigilantes ante una potencial infiltración", explicó Johnson a los congresistas, que no es la primera vez que expresan su preocupación por esta posibilidad.

El jefe del Centro Nacional de Contraterrorismo, Matthew Olsen, reconoció que en las redes sociales hay simpatizantes del Estado Islámico que han hablado de perpetrar atentados pasando desapercibidos por la frontera con México.

"Sin embargo, no hemos detectado un complot o indicación de que quieran mover operativos desde la frontera sur", añadió Olsen.

Congresistas y senadores de estados fronterizos han elevado su preocupación sobre la posibilidad de que yihadistas se infiltren desde México y han relacionado este asunto con la seguridad fronteriza, que se ha incrementado en los últimos meses ante un mayor flujo de inmigrantes desde Centroamérica.

Johnson dijo que la seguridad en la frontera sur cuenta "con un nivel de recursos sin precedentes, en términos de personal, de tecnología o vehículos".

Estados Unidos ha mostrado su preocupación por el gran número de combatientes procedentes de países occidentales, con acuerdos de exención de visados en todo el mundo, que podrían viajar inadvertidamente para atentar tras haberse radicalizado en la guerra civil siria.

El jefe del Departamento de Seguridad Nacional dijo que las autoridades fronterizas estadounidenses conocen bien qué tipo de personas y de qué nacionalidades cruzan la frontera de manera ilegal y vigilan posibles cambios.

Pese a que Estados Unidos mantiene que el EI aún no presenta una amenaza inminente dentro del país, el director del Buró Federal de Investigación (FBI), James Comey, advirtió en la misma comparecencia que esta milicia suní considera que "no se puede ser el líder de la yihad global sin golpear a Estados Unidos".

Olsen aseguró que no hay duda de que el EI considera a Estados Unidos un "enemigo estratégico" y supone una amenaza para los intereses estadounidenses en todo el mundo y la seguridad interna del país.

La semana pasada, el presidente estadounidense, Barack Obama, anunció que una coalición internacional aumentará los ataques contra el EI en Siria e Irak para destruir una milicia bien financiada, sofisticada y en control de un vasto territorio.