Londres. El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, solicitó a un juez británico este lunes que bloquee su extradición a Suecia por acusaciones de delitos sexuales, argumentando que no obtendría un juicio justo y que terminaría enfrentando una ejecución en Estados Unidos.

El experto en computadoras australiano, de 39 años, que ha enfurecido al gobierno estadounidense al divulgar miles de cables diplomáticos secretos en su sitio web, es buscado en Suecia, donde dos voluntarias de WikiLeaks lo acusan de abuso sexual. Assange niega los cargos.

Su abogado Geoffrey Robertson dijo a una corte en Londres que su cliente no recibiría un juicio justo en Suecia debido a que allí los procesos por violación habitualmente son realizados en privado.

"No se puede tener un juicio justo cuando los medios y el público están excluidos del tribunal (...) Hay un riesgo real de flagrante violación de sus derechos", declaró en el comienzo de la audiencia de extradición de dos días.

En Estocolmo, las autoridades suecas confirmaron que ese tipo de juicio generalmente se lleva a cabo a puertas cerradas.

Assange, vestido con traje oscuro y corbata, fue saludado por un pequeño grupo de simpatizantes mientras era trasladado a la corte de máxima seguridad de Belmarsh.

Cerca de una decena de móviles de televisión estaban estacionados fuera del lugar y periodistas de todo el mundo hacían fila para cubrir la audiencia, en un reflejo del intenso interés mediático generado por el fundador de WikiLeaks.

En una presentación de 74 páginas, los abogados de Assange argumentaron que existe el peligro de que, si su cliente fuera extraditado a Suecia, Estados Unidos busque su "extradición y/o transferencia ilegal a Estados Unidos, donde existe un riesgo real de que sea detenido en Bahía Guantánamo".

Si fuera a enviado a Estados Unidos, podría ser "sometido a la pena de muerte" acusado de espionaje por publicar los cables diplomáticos.

La fiscal Clare Montgomery dijo que no hay pruebas de que Assange corra el riesgo de ser extraditado al país norteamericano y que si eso ocurriera Gran Bretaña tendría que primero dar su consentimiento.

El gobierno estadounidense está examinando si se pueden presentar cargos criminales contra Assange por la publicación de los cables diplomáticos que dejaron al descubierto información confidencial, como que el rey Abdullah de Arabia Saudita instó a Estados Unidos a atacar a Irán por su programa nuclear.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo que el Gobierno estadounidense adoptará medidas agresivas para hacer responsables a quienes "robaron" los cables, diciendo que las filtraciones pusieron vidas en peligro y amenazaron la seguridad nacional de su país.