Bogotá. Con seguridad, el designado ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, anticipó que no habrá apretón, ni un periodo de ‘sudor y lágrimas', por la situación fiscal del país.

"Nosotros estamos buscando que de manera gradual, en los próximos cuatro años, pasemos de un déficit (fiscal) del 4% a uno de entre 0% y 1%, que es lo que es equilibrio y un superávit primario entre 2% y 3%", dijo Echeverry.

Explicó que dado que es gradual "nos da la flexibilidad para no tener que hacer ajustes drásticos, terribles, sino ajustes graduales y también esperar que la economía empiece a generar crecimiento y eso empiece a generar recaudos".

Consideró importante ajustar el gasto del gobierno buscando que las locomotoras "que nosotros hemos diseñado, en el programa de gobierno, empiecen a funcionar de manera muy dinámica y a jalonar la economía y a generar empleo".

Indicó que Colombia está ad portas de un despegue económico importante, y "creemos que la política del gobierno debe contribuir a ese despegue. Que las locomotoras sean el punto de lanza, pero igual, será el sector comercio, industrial y las exportaciones".

Dijo que si eso es así, "podemos tener un círculo virtuoso en el cual logramos crecer, lograr el equilibrio fiscal, sin que haya sufrimiento, sino al revés aumento en el empleo, aumento en la remuneración de los trabajadores".

Echeverry, que asumirá el cargo en agosto próximo, dijo que la formalización de la economía es importante para que genere más contribución a salud y pensiones.

Busca blindaje. Un blindaje especial que proteja la regla fiscal y conseguir que el Congreso de la República le de su aprobación una vez sea presentada por el saliente gobierno del presidente Álvaro Uribe, advirtió el designado ministro de Hacienda.

"Debe estar en una ley propia. Es un avance institucional en Colombia muy importante. Aquí estamos adoptando lo que es el mejor diseño institucional que hay en el mundo.", enfatizó.

Indicó que no tiene temor de que el Congreso de la República le dé un trámite positivo. "Yo no le tengo ningún temor a que habrá un trámite muy serio de esta regla", dijo Echeverry.

Es una muy buena iniciativa, dijo el ministro designado de Hacienda al avalar el proyecto que crea la regla fiscal y que será presentado al Congreso el 20 de julio próximo.

En 2014 cuando se registre equilibrio fiscal, los TES (papeles oficiales) que se emitirán cada año, serán para hacer rotación de los existentes porque la deuda será básicamente estable. "Esa es la idea como la inflación es estable ahora, la idea es que la deuda pública se vuelva estable. En ese caso no tendrá las emisiones sustanciales que hay ahora", señaló.

El gran dividendo de tener una regla fiscal es bajar el costo de tener crédito en la economía, y que haya mucho más disponibilidad de recursos para que las familias y las empresas hagan emprendimiento productivo y generen empleo.

Presiones revaluacionistas. Una de las finalidades de la regla fiscal es mantener una senda de control de la deuda externa y conseguir un equilibrio fiscal. Por ello el ministro de Hacienda del Presidente electo admitió que si se va a tener una bonanza minera como se espera, eso crearía presiones en el tipo de cambio (dólar).

"Pero hay formas de ayudarle al sector productivo a sobrellevar esas presiones, ayudarle a que reduzca sus costos", dijo Echeverry.

Insistió en que "esperamos es una tasa de cambio que esté estable alrededor de su nivel de equilibrio. Que no tenga revaluaciones exageradas, ni presiones que no pueda manejar el sector productivo".

Reiteró que dentro de la bonanza (minero energética) de los próximos año preocupa la tasa de cambio (dólar).

Equilibrio fiscal. El ministro designado de Hacienda explicó que para alcanzar un equilibrio fiscal en 2014, tema de campaña del presidente electo, se necesita presentar una reforma a la ley de regalías, una regla fiscal y ahorrar buena parte en el gobierno central de los recursos adicionales que entren por petróleo y por carbón.

"Esos elementos, junto con crecimiento y con el tema de exenciones (eliminar algunas) produce, según nuestras cifras, una senda de equilibrio fiscal hacia 2014", dijo Echeverry.

Desestimó que los cálculos de la bonanza minero energética estén sobredimensionados. Las proyecciones con "las que estamos trabajando, son las del gobierno, que muestra que hacia 2014 ó 2015, Colombia podría estar exportando 50% más en petróleo y carbón de los que lo hace hoy".

La propuesta. La Regla Fiscal propuesta, aplica sobre el balance primario del gobierno Nacional Central (GNC), como porcentaje del PIB. Entre las razones que explican que la cobertura institucional de la regla recaiga exclusivamente sobre las operaciones del gobierno Nacional Central, se destaca el hecho de que su desbalance explica el desequilibrio fiscal del Sector Público No Financiero, y que la deuda del gobierno representa actualmente alrededor del 87% de la deuda pública.

Adicionalmente, las Entidades Territoriales ya cuentan con una normatividad adecuada, que les ha permitido sanear y equilibrar sus finanzas y mantener bajo control el crecimiento de sus gastos, dice informe del ministerio de Hacienda.

La escogencia del balance primario como indicador sobre el que se aplica la regla cuantitativa, obedece a que constituye una medida relativamente más controlable por la autoridad fiscal, dado que excluye el pago de intereses sobre la deuda.

Esto hace que el balance primario esté menos expuesto a los choques de la tasa de interés o tasa de cambio, por lo cual es un indicador que guarda una relación más estable con las decisiones de ingresos y gastos, y con el objetivo fiscal propuesto.

La fórmula de la Regla establece el nivel del balance fiscal primario que debe lograr la autoridad fiscal en cada momento del tiempo, una vez descontados los efectos del ciclo económico y de los ingresos petroleros sobre sus finanzas.

Así, se requerirá un mayor superávit (o menor déficit) cuando la economía se ubique por encima de su nivel potencial y/o los ingresos petroleros estén por encima de su senda de largo plazo y, por el contrario, se permitirá un menor superávit (o mayor déficit) cuando la economía se ubique por debajo de su nivel potencial y/o los ingresos petroleros estén por debajo de su senda de largo plazo, explica el informe.

Es importante destacar dos características de la Regla. La primera es que permite un espacio para la política fiscal contracíclica, lo cual significa que la autoridad fiscal podrá ahorrar en momentos de auge y desahorrar en momentos de recesión, sin que se comprometa su meta de mediano plazo.

Esta característica permitirá una mejor coordinación entre la política fiscal y monetaria del país, ya que durante las expansiones de la economía, o bonanzas de un sector específico, la regla promueve una política fiscal contraccionista, apoyando así los esfuerzos de estabilización de la autoridad monetaria a través del incremento de las tasas de interés.

Por el contrario, durante las recesiones, la regla permite una política fiscal expansionista, lo cual ayudaría a la política monetaria en su propósito de estimular la economía a través de menores tasas de interés, precisa el estudio del gobierno.

Una segunda característica es que posibilita un manejo macroeconómico adecuado de los posibles excedentes que genere el sector minero-energético, ya que deberán ser ahorrados cuando existan choques positivos, bien sea a través de fondo un ahorro o por medio de una menor deuda, y podrán ser desahorrados cuando las circunstancias lo requieran.

Esta es una propiedad crucial, por los efectos macroeconómicos no deseados que podría producir una eventual apreciación de la tasa de cambio, ante la expansión prevista de las actividades minero-energéticas.

De acuerdo con la regla, el gobierno Nacional debe cumplir con un balance primario deseado de 1% del PIB, que garantice la sostenibilidad de la deuda, aclara el comunicado de prensa.