Lima. El futuro presidente de Perú Martín Vizcarra planea cambiar a la cuestionada primera ministra como parte de su plan de formar un gabinete de consenso con distintos grupos políticos e instituciones del país, dijeron el jueves a Reuters dos fuentes cercanas al entrante mandatario.

Mercedes Aráoz continuaría como vicepresidenta, un puesto que es de menor exposición política que el de primer ministro, dijeron las fuentes al destacar que con la decisión se pretende bajar la confrontación con la oposición, que la criticó con dureza mientras trataba de ayudar a Pedro Pablo Kuczynski a sobrevivir a un escándalo de corrupción.

Aráoz había prometido renunciar por lealtad a Kuczynski si el Congreso lo destituía, dijeron las dos fuentes y una tercera fuente cercana a la funcionaria.

Pero finalmente decidió permanecer como vicepresidenta porque Kuczynski renunció y no fue destituido por el Congreso, sostuvo la fuente cercana a Aráoz, quien destacó que ella quiere cumplir con su mandato hasta 2021.

Vizcarra asumirá la presidencia en medio de una compleja situación política, en la que los votantes peruanos han mostrado su descontento y han llevado adelante insistentes llamados para que se convoque a nuevas elecciones.

Vizcarra y Aráoz no respondieron de inmediato a las solicitudes para ofrecer sus comentarios.

Vizcarra llegó en la madrugada del viernes a Perú, y horas después tomará posesión del cargo en reemplazo de Kuczynski, quien renunció en medio de un escándalo de compra de votos en el Congreso dominado por la oposición que hundió sus posibilidades de sobrevivir a un pedido de destitución.

El Congreso investigaba a Kuczynski por las acusaciones de haberse beneficiado de contratos entre firmas consultoras vinculadas a su persona y la empresa brasileña Odebrecht, que ha admitido sobornos en varios países de América Latina.

En un intento por restaurar la credibilidad en las instituciones y evitar una nueva crisis, Vizcarra, de 55 años, consultará a diferentes grupos políticos e institucionales antes de tomar decisiones importantes, comenzando con el nuevo gabinete, dijeron dos de las fuentes.

“La idea es tener un gabinete lo más abierto posible, con gente de reconocido prestigio”, dijo una de las fuentes. “La vocación de Martín es la unidad, siempre ha buscado tener gente que por consenso se pueda trabajar”, agregó.

Las dos fuentes dijeron que no estaba claro si Vizcarra mantendría en su gabinete a alguno de los 18 actuales ministros, que pusieron sus cargos a disposición tras la renuncia de Kuczynski.

Vizcarra asumirá la presidencia en medio de una compleja situación política, en la que los votantes peruanos han mostrado su descontento y han llevado adelante insistentes llamados para que se convoque a nuevas elecciones.