Lima. El director general de América del Ministerio de Relaciones Exteriores, Carlos Pareja, destacó la aplicación de los Gabinetes Binacionales como mecanismo para mejorar la calidad de vida de los pueblos fronterizos, y las que realizaron Perú y Ecuador ya muestra resultados tangibles.

“Han contribuido a mejorar la calidad de vida de ambos pueblos, especialmente de aquellos ubicados en la frontera común, a través de iniciativas como la complementación energética; la interconexión eléctrica; la gestión integrada de las cuencas transfronterizas; el desarrollo de proyectos productivos en la Amazonía”, declaró al diario oficial El Peruano.

Asimismo, resaltó la atención recíproca en salud; las facilidades migratorias; el desarrollo urbano Huaquillas-Aguas Verdes; el desminado humanitario; y la lucha contra delitos transnacionales como la trata de personas, la minería ilegal, el narcotráfico, el contrabando, entre otros.

El Encuentro Presidencial y VIII Gabinete Binacional Perú-Ecuador que se realiza hoy en la ciudad ecuatoriana de Arenillas, tendrá como base cinco ejes temáticos en aspectos de seguridad y defensa; aspecto social; infraestructura y conectividad; producción, comercio, turismo e inversiones; y medioambiente, minería y energía.

“El éxito del proceso de integración peruano-ecuatoriano es reconocido en el ámbito internacional. Y, concretamente, el mecanismo de los gabinetes binacionales ha sido reproducido con otros países de la región por su eficiencia y trascendencia. En septiembre, por ejemplo, se desarrolló uno similar con Colombia en la ciudad de Iquitos”, agregó.

Pareja estimó que se han invertido cerca de 12,000 millones de dólares en distintos proyectos de desarrollo, que incluye inversión pública y privada, en ambos lados de la frontera entre Perú y Ecuador.

“También se han recibido importantes aportes de la cooperación internacional mediante el organismo creado por ambos países denominado Plan Binacional de Desarrollo de la Región Fronteriza Perú-Ecuador”, precisó.

También, indicó que en esta VIII reunión se plantean metas como continuar con el desarrollo de proyectos sociales y de infraestructura en la zona fronteriza, superar los obstáculos al comercio y aumentar las cifras de intercambio al apuntar hacia una mayor complementación productiva.

“Asimismo, queremos lograr una gestión integrada de recursos hídricos y cuidado del medioambiente; la complementación gasífera e integración energética y fortalecer la lucha contra la minería ilegal y otros delitos transnacionales, entre otros”, puntualizó.