La elección entre el presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney aparentemente será reñida hasta el final, a menos que uno le crea a uno de los más respetados sondeos de opinión de Estados Unidos.

Mientras la mayoría de los sondeos muestran que Obama y Romney están virtualmente empatados, Gallup reveló que el republicano ganaría por un cómodo margen de seis puntos porcentuales si la elección se realizara hoy.

Las preguntas sobre la brecha en los resultados de Gallup y los de otras consultoras son la más reciente disputa de la temporada de elecciones respecto a la metodología utilizada, mientras las pasiones partidistas hierven en las últimas semanas antes de la elección presidencial del 6 de noviembre.

Con antecedentes que señalan que ha previsto correctamente 16 de 19 carreras presidenciales desde 1936, Gallup es uno de los nombres más prestigiosos en el negocio y su resultado anómalo tiene a las otras consultoras rascándose la cabeza.

"Están tan fuera del grupo por el momento", dijo Simon Jackman, un profesor de ciencias políticas de la Universidad de Stanford y autor de un libro sobre encuestas. "Ellos están haciendo algo realmente loco o los otros 18 encuestadores están coludidos, o algo más", agregó.

El editor en jefe de Gallup, Frank Newport, dijo que no sabía por qué sus resultados no están en línea con los demás. Tampoco pareció preocuparle la diferencia.

"Intentamos mantener nuestros ojos en el bote y hacer el mejor trabajo posible", sostuvo. "Nosotros vamos a hacer algunas mejorías adicionales a nuestra metodología para asegurarnos que estamos bien", agregó.

Cuando Obama consiguió una amplia ventaja en los sondeos el mes pasado, los republicanos acusaron a las consultoras de entrevistar a demasiados demócratas. Esas quejas se desvanecieron después de que Romney se puso al frente tras su sólido desempeño en el debate del 3 de octubre.

Ahora, la campaña de Obama está poniendo en duda la validez de los métodos de Gallup, después de que divulgó su sondeo anteriormente esta semana y que mostraba a Romney al frente en varios estados que podrían definir la elección.

El encuestador de Obama Joel Benenson dijo que el sondeo de Gallup tiene "valores atípicos extremos" y dijo que su fórmula para determinar los posibles votantes crea una parcialidad contra los partidarios de Obama. "Los datos de Gallup nuevamente están muy lejos de la línea de las demás consultoras", escribió en un documento el lunes.

El estratega republicano Karl Rove apuntó este jueves que ningún candidato que alguna vez haya conseguido más de 50% en el sondeo Gallup en este punto de la carrera ha perdido la elección. Gallup había revelado que Romney tenía 51% de apoyo ese día.

El contraste entre Gallup y las otras grandes consultoras es marcado.

En la tarde del viernes, el sondeo de seguimiento diario de Gallup a posibles votante daba a Romney una ventaja de seis puntos porcentuales sobre Obama, por 51% contra 45%.

El sondeo de seguimiento diario de Reuters/Ipsos, tomado de una muestra en internet, daba este viernes una ventaja de tres puntos a Obama, al igual que durante gran parte de la semana.

Un sondeo diario de Public Policy Polling mostraba a Obama al frente por un punto, Rand le dio una ventaja de tres puntos y Rasmussen mostró a ambos candidatos empatados.

"A las empresas no les gusta estar lejos del grupo -les provoca muchas dudas", dijo el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Harvard Stephen Ansolabehere. "Está bien si te equivocas si todos los demás se equivocan contigo. No está bien si eres el único que se equivoca", agregó.

Como es de esperar en el imperfecto mundo de las encuestas, los resultados de otras compañías también discrepan entre sí. Un sondeo de Wall Street Journal/NBC News/Marist divulgado el viernes mostró que Obama lidera en el estado de Iowa por un margen de 8 puntos, pero una encuesta de PPP el mismo día le dio a Romney una ventaja de tres puntos en el mismo estado.

Hay muchas razones posibles para las variaciones. El sondeo de seguimiento de Gallup depende de un promedio de siete días de sondeo, por lo que aún podría estar mostrando el alza de Romney después de su sólido desempeño en el debate del 3 de octubre.