El gasto militar global aumentó en 2017 a su valor más alto desde la Guerra Fría. El pasado fue un año en el que Estados Unidos, China y Arabia Saudí fueron los que más dinero destinaron a la defensa, según un estudio del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés).

Según esas informaciones, el gasto militar global aumentó hasta los US$1,73 billones el año pasado (unos 1,43 billones de euros), un 1,1% más que en 2016, lo que equivale a US$230 por habitante. 

Estados Unidos sigue encabezando la lista de los que más gastaron, con US$610.000 millones. Es una cantidad mayor a la de los siete que le siguen en la lista juntos y representa más de un tercio del gasto militar global.

El gasto no sólo se destina a personal militar, sino también a la modernización de armas convencionales y nucleares, según el informe.

Los investigadores no sólo basan su estudio anual en datos oficiales de los presupuestos de defensa de los países, sino también de otras fuentes, como estadísticas de bancos centrales o de la OTAN, así como respuestas de los gobiernos a consultas que hacen por ejemplo las Naciones Unidas.

China. China, en segundo lugar, gastó US$228.000 millones, lo que representa el mayor aumento absoluto en el gasto. Se trata de US$12.000 millones (o un 5,5%) respecto de 2016. El instituto de investigación calcula que la participación de China en el gasto global se duplicó desde 2008 hasta el 13%. Sin embargo alerta que los datos oficiales podrían ser menores a su gasto real en defensa.

Otro dato llamativo del informe es que Arabia Saudí reemplaza a Rusia en el tercer lugar de quienes más gastaron en 2017, con US$69.400 millones.

Medio Oriente. La región de Oriente Medio es donde el gasto militar representó el mayor porcentaje en relación al producto interno bruto (PIB), al ubicarse en poco más del cinco por ciento, indicó el SIPRI. Sin embargo, el instituto aclaró de todos modos que la información sobre varios países, como Siria, Emiratos Árabes Unidos, Qatar o Yemen, era incompleta. 

Siete países de esa región están entre los diez con mayor gasto militar en relación al PIB. Es el caso de Omán con un 12% del PIB o Arabia Saudí con el diez por ciento.

Rusia. Llamativa es la caída del gasto de Rusia, hasta ahora tercero en el ranking. Se trató de la primera caída desde 1998, que SIPRI atribuyó a factores como la bajada de los precios del petróleo. "La modernización militar sigue siendo una prioridad en Rusia", aclaró Wezeman.

India, por su parte, superó a Francia al situarse en quinto lugar, con un desembolso de casi US$64.000 millones. El desembolso conjunto de los cinco países que más gastaron en defensa representó un 60% total.

Europa. Europa fue responsable de un 20% del gasto militar global, que de todas formas fue menor al de 2016 y levemente mayor que en 2008. Cuatro de los 15 países que figuran entre los que más dinero destinaron a defensa están en Europa: Francia, Reino Unido, Alemania e Italia.

La participación de Asia y Oceanía fue de alrededor de un 25%, impulsada principalmente por China. En la región, entre los que más gastaron estuvieron India, Japón, Corea del Sur y Australia. 

En África, Argelia sigue siendo el país que más dinero destina a defensa, pero su gasto bajó en 2017 a raíz de la caída del precio del petróleo y el gas, indicó SIPRI.

En tanto, en América del Sur el gasto aumentó un cuatro por ciento, impulsado por Argentina y Brasil.

Los investigadores no sólo basan su estudio anual en datos oficiales de los presupuestos de defensa de los países, sino también de otras fuentes, como estadísticas de bancos centrales o de la OTAN, así como respuestas de los gobiernos a consultas que hacen por ejemplo las Naciones Unidas. Las cifras incluyen salarios, costos de operaciones, compra de armas y equipos, así como gasto en investigación y  desarrollo.