Washington. Un funcionario de alto rango del Ejército de Estados Unidos restó importancia este martes a cualquier rol de fuerzas especiales iraníes en Venezuela, diciendo que las actividades de Teherán ahí eran de naturaleza diplomática y comercial, no militar.

Sus comentarios parecieron contrastar con un reporte del Pentágono enviado al Congreso previamente en abril. El informe indicaba que la fuerza de élite Qods de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica tenía una creciente presencia en América Latina, "particularmente en Venezuela".

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha negado fuertemente esta acusación.

El general Douglas Fraser, jefe del Comando Sur del Ejército estadounidense que supervisa la mayor parte de América Latina, dijo a un grupo de periodistas que Irán no tenía una presencia militar en Venezuela.

"Vemos un creciente interés y compromiso iraní con Venezuela (...) Es una presencia diplomática, comercial. No he visto evidencia de una presencia militar", indicó Fraser.

Consultado sobre si estaba contradiciendo el reporte del Pentágono y comentarios previos al respecto por el director de la Agencia de Defensa de Inteligencia estadounidense, Fraser respondió: "No lo veo como una contradicción".

"Veo una creciente presencia de Irán en América Latina (...) No tengo todos los detalles de lo que eso significa", señaló.

Estados Unidos ha acusado a la fuerza Qods de apoyar a militantes en Irak y el Líbano. El Ejército también ha dicho que esa unidad ejerce una influencia sobre la diplomacia iraní y el reporte del Pentágono identificó al embajador entrante de Irán a Irak como un oficial de Qods.

Chávez, el más acérrimo crítico de Estados Unidos en América Latina, rechazó este lunes la afirmación del reporte del Pentágono y cuestionó si no era una "amenaza abierta contra Venezuela".

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, dijo en un viaje a Sudamérica previamente este mes que no veía a Venezuela como una amenaza militar, una opinión que Fraser subrayó en sus comentarios realizados en Washington.

"Desde un punto de vista militar, no veo que haya una amenaza militar a Estados Unidos de Venezuela (...) Tampoco veo que esté el potencial para un conflicto", destacó, aunque reconoció tensiones entre Venezuela y su vecino Colombia, el aliado de defensa más fuerte de Washington en Sudamérica.

Consultado sobre el poder de permanencia política de Chávez en Venezuela, Fraser dijo que “él sigue consolidando su posición en el poder y así según todo lo que veo está sólidamente en su lugar y no veo una capacidad (dentro de Venezuela) de oponerse a su posición".