Acompañado de Andrés Chadwick y Rodrigo Ubilla, el presidente de la República Sebastián Piñera, se refirió a la confusa situación del general director de Carabineros, Hermes Soto.

“Dado todo lo ocurrido he llegado a la conclusión de que Carabineros necesita un nuevo liderazgo pare enfrentar con mayor voluntad, velocidad y eficacia todos los problemas que lo aquejan en el presente y todos los desafíos del futuro”, dijo.

“Por todas estas razones en el día de hoy le he pedido la renuncia al general, Hermes Soto Isla, para lo cual hemos iniciado todos los procedimientos correspondientes”, agregó.

Con dichas palabras, cuidadosamente elegidas por el mandatario, se da a entender que Soto no ha presentado su renuncia de manera voluntaria, y que ante ello el Gobierno se ha visto obligado a iniciar un extenso proceso político para llevar a cabo su decisión de removerlo.

El episodio de Catrillanca, ha generado fuertes críticas y protestas de grupos de defensa de derechos indígenas, que llevaron al Gobierno a pedir la investigación de un fiscal dedicado exclusivamente al caso.

Sebastián Piñera debía para aquello, a través de un decreto fundado, consultar a ambas cámaras su determinación. Con posterioridad a su paso por el Congreso, el decreto del Presidente deberá luego ser ingresado a Contraloría.

Antecedentes. La crisis que afecta a la policía chilena se originó tras el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca, de 24 años, quien murió baleado durante un controvertido operativo de fuerzas especiales de la policía en terrenos de una comunidad mapuche. Agentes de investigaciones descubrieron más tarde que los policías acusados entregaron testimonios falsos y destruyeron grabaciones clave.

El joven de 24 años murió baleado durante un controvertido operativo de fuerzas especiales de la policía en terrenos de una comunidad mapuche. Agentes de investigaciones descubrieron más tarde que los policías acusados entregaron testimonios falsos y destruyeron grabaciones clave.

Sin embargo, en las últimas horas se conocieron las imágenes de video que muestran a exfuncionarios disparando contra Catrillanca, un material que el jefe de Carabineros dijo en la víspera que desconocía y le había tomado por sorpresa.

El episodio de Catrillanca, ha generado fuertes críticas y protestas de grupos de defensa de derechos indígenas, que llevaron al Gobierno a pedir la investigación de un fiscal dedicado exclusivamente al caso.

Generales. “Quiero también informar, que en el día de hoy el general Soto me ha informado que ha dado curso a la renuncia de diez generales de Carabineros de Chile, con el propósito de facilitar la conformación de un nuevo alto mando”, agregó Sebastián Piñera.

La salida de Soto, y la solicitud de renuncia de otros diez generales, viene a ahondar la mayor crisis de la policía de Carabineros desde el retorno a la democracia en 1990, lo que ha provocado un histórico desplome de su apoyo de la ciudadanía.

La muerte de Catrillanca se suma a otra polémica por manipulación de pruebas en un caso contra miembros de la comunidad mapuche y a una crisis financiera provocada por exfuncionarios de la entidad policial, quienes perpetraron un fraude de casi US$30 millones.

* Con información de Biobio.cl y Reuters.