“No haber tenido ningún antecedente y aspirar a una estrella dorada para ser general (no lo hacía) una persona cualquiera. Por esa situación, yo lo asumo, como autoridad de esta cartera de Estado, de acuerdo al análisis de su perfil de formación que tuvo este policía, por cierto, yo recomendé al ministro de Gobierno (Sacha Llorenti) que se (lo) designara como encargado o jefe de esta unidad”, declaró ayer a La Razón en una entrevista exclusiva.

Luego, con la cabeza inclinada, añadió que fue una lástima haber hecho esa propuesta porque “no se nos pasó por la mente, ni por chiste, que este mal uniformado habría estado implicado en el tráfico ilegal de drogas y ser cabecilla de una red de narco a nivel internacional”.

Traición. La autoridad calificó al acto perpetrado por Sanabria como de “alta traición” pues “este mal uniformado” vendió su formación y su carrera policial. Más adelante, tras recordar que el general en retiro fue comandante durante dos años (2007-2008) de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), aseveró que “era un oficial formado por la DEA”, ya que cuando dirigía la fuerza antidrogas, la DEA de EEUU todavía operaba en el país.

Sanabria, que dirigía el Cigein desde diciembre del 2010, según Llorenti, fue detenido el jueves 24 de febrero en Panamá, junto a otro boliviano, Juan Foronda Azero, por el transporte de 144 kilos de droga. Tras la captura, ambos fueron enviados a Miami, EEUU. Se informó que el general en retiro boliviano se encargaba de garantizar el tránsito de la cocaína a Arica, Chile, y su posterior traslado a EEUU, vía Panamá.

En un operativo policial realizado el sábado 26 de febrero en Bolivia, otros tres policías fueron detenidos y presentados a la prensa por el Ministro de Gobierno, acusados de estar involucrados con Sanabria en tareas de narcotráfico.

La Policía de Chile montó una operación para sustentar la línea investigativa planteada por la DEA y logró evidencia contra René Sanabria que fue enviada por el Ministerio Público de Chile a la Fiscalía de Miami. Ésta abrió una causa contra el general en retiro boliviano y emitió una orden de captura internacional.

La relación cercana de Sanabria con autoridades del Ministerio de Gobierno y de la lucha antidrogas fue criticada por asambleístas de la oposición, quienes incluso sugirieron la renuncia de Llorenti.

El presidente Evo Morales y Llorenti aseguraron que se castigará a los implicados, caiga quien caiga. Al referirse al trabajo desarrollado en el Cigein, el viceministro Cáceres también lamentó que este centro haya sido corrompido por el narcotráfico. “Son deficiencias de control y de mayor seguimiento”, acotó la autoridad.

Cuando se le preguntó qué iba a pasar con esta unidad, Cáceres confirmó que ya estaba intervenida y que se estaba analizando si había que rediseñarla o, en su defecto, desecharla. Dijo que luego de terminar la fase de evaluación, el Gobierno dará a conocer el resultado de este análisis.

“Por una cuestión de responsabilidad con el pueblo boliviano y con la comunidad internacional, en estos momentos siguen procesando la información referida a este caso. Nuestras unidades de élite de la Felcn en estos momentos están trabajando. Queremos ver la verdadera capacidad y la eficiencia en la investigación de este caso. Terminada la indagación, esta cartera de Estado, la Felcn y el Ministerio de Gobierno informaremos al pueblo boliviano del alcance de esta organización de narcotráfico y cuál fue el grado de implicación o de responsabilidad de los demás miembros que constituían esta unidad”, manifestó.

En la vista judicial que se le interpuso a Sanabria en EEUU el miércoles, el general en retiro se declaró inocente de las acusaciones de conspiración en narcotráfico y tráfico de drogas. El juez Garber le negó libertad bajo fianza y determinó que deberá permanecer en una cárcel federal de Miami hasta que se concluya el juicio en su contra.

Chile apoyó en la captura del general. Desde agosto del 2010, policías antidroga de Chile participaron en el operativo que concluyó con la captura del general (r) René Sanabria, de quien se dijo que otorgó protección a tres bandas de narcotráfico que operan en Bolivia, informó el diario El Mercurio.

El reportaje del matutino chileno, sustentado en declaraciones del vicepresidente de ese país, Rodrigo Hinzpeter, y de autoridades policiales, revela que la unidad especializada OS7 de Carabineros de Chile, que es parte del Departamento de Investigación Delictual y Drogas, “fue clave para la caída del zar antidrogas de Bolivia”.

Informa que la captura de Sanabria en Panamá, el jueves 24 de febrero, fue resultado de una acción combinada entre agentes encubiertos del OS7 y la agencia antidrogas estadounidense DEA, que a principios de agosto del 2010 informó a sus similares de Chile que, presuntamente, Sanabria era el líder de una red narco que en el último año había logrado enviar 13 contenedores con clorhidrato de cocaína hacia EEUU y Europa, a través del puerto de Arica.

“Sanabria actuaba protegiendo los envíos de droga de tres organizaciones de narcotraficantes de su país”, señala El Mercurio.

Agrega que todo comenzó el 19 de agosto, cuando los agentes encubiertos del OS7 y un grupo de narcos bolivianos cerraron un trato en un lujoso hotel de Arica. Tras beber un par de botellas de whisky, los efectivos chilenos pactaron la compra de 144 kilos de cocaína de alta pureza que los bolivianos enviarían a esa ciudad en un contenedor. Éste sería despachado por mar a Miami, Estados Unidos, vía Panamá. Sin que los vendedores lo sospecharan, la transacción era el fruto de una operación antinarcóticos secreta que duró seis meses y se coordinó con la Fiscalía de Arica.

La Policía de Chile montó una operación para sustentar la línea investigativa planteada por la DEA y logró evidencia contra René Sanabria que fue enviada por el Ministerio Público de Chile a la Fiscalía de Miami. Ésta abrió una causa contra el general en retiro boliviano y emitió una orden de captura internacional.

Suman 38 los policías en prisión por drogas. El presidente Evo Morales informó este jueves que en su gestión ascienden a 38 los policías detenidos bajo el cargo de narcotráfico. Advirtió además que se juzgará a personas vinculadas con este delito así sean militares, policías o miembros de su partido.

“Hasta ahora tenemos 38 policías, que estaban en servicio activo, encarcelados por narcotráfico. Caiga quien caiga en el narcotráfico, sea civil, militar, policía, militante del MAS, dirigente sindical o algún viceministro, ministro, tiene que ser juzgado en la justicia boliviana”, sentenció Morales.

Condenó la actividad de su ex director antidroga, René Sanabria, quien fue detenido en Panamá el 25 de febrero por tráfico de cocaína y encarcelado en Miami, Estados Unidos.

“La Policía es cuestionada por algunos compatriotas. Lamento que se involucren en el narcotráfico. No es posible que desprestigien a la Policía, (pero) no por un detenido se va a generalizar a toda la institución”, señaló el Mandatario.

Sobre el caso Sanabria, el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, será interpelado hoy por una comisión de la Asamblea Legislativa. La diputada opositora Norma Piérola (CN) denunció que las preguntas a la autoridad fueron desarrolladas por el oficialismo.

“El documento estaba antes que en la Asamblea (Legislativa) en la Vicepresidencia. Existen cinco preguntas formuladas por el MAS y no sé si puedan ayudar en la investigación”, declaró Piérola.

Al respecto, la diputada que auspicia la petición, Rebeca Delgado (MAS), indicó que Llorenti debe explicar el rol de Sanabria en el Ministerio de Gobierno y la política antidroga que impulsa su despacho.