Atenas. El primer ministro griego, George Papandreou, ganó este sábado una moción de confianza parlamentaria, evitando elecciones anticipadas que habrían complicado el acuerdo de rescate al país e inflamado la crisis económica de la zona euro.

El gobierno socialista de Papandreou ganó con el apoyo de todos sus legisladores en el Parlamento de 300 escaños, pero su período como primer ministro pareció llegar a su fin.

Antes, el primer ministro griego, George Papandreou,  convocó a un gobierno de coalición para que apruebe un vital acuerdo de rescate que salve al país de la bancarrota y destacó que está listo para dejar su cargo.

Papandreou dijo al Parlamento que ha estado en contacto con el presidente y que lo visitará este sábado para discutir la formación de una coalición de gobierno más amplio que garantice el rescate de 130.000 millones de euros. El líder destacó que está dispuesto a discutir la composición del nuevo gobierno "e incluso el líder de la coalición".

"Hay una sola solución. Respaldar el acuerdo con un enfoque multipartidista, sin elecciones, con un gobierno fuerte", dijo el líder griego al Parlamento antes de una moción de confianza sobre su gobierno socialista.

"Lo último que me importa es mi puesto. Ni siquiera me importa si no soy reelecto. Ha llegado el momento de hacer un nuevo esfuerzo", agregó.

El líder conservador de Grecia Antonis Samaras rechazó el llamado del primer ministro a formar un gobierno de unidad y exigió que se realizaran elecciones anticipadas de inmediato.

Previamente, fuentes dijeron que el ministro de Finanzas Evangelos Venizelos había ganado el apoyo de líderes de algunos partidos pequeños para la formación de una nueva coalición que él encabezaría.

El nuevo gobierno enviaría al Parlamento el acuerdo de rescate de la zona euro antes de llamar a elecciones anticipadas en unos pocos meses, dijeron a Reuters fuentes cercanas al pacto.

Los líderes del partido de extrema derecha LAOS y otro grupo político de centroderecha indicaron después del discurso de Papandreou que cooperarían con una nueva coalición.

Papandreou generó revuelo el lunes tanto en la comunidad internacional como al interior del país cuando anunció que Grecia realizaría un referendo sobre el plan de rescate, acordado la semana pasada por los líderes de la zona euro.

Bajo intensa presión doméstica e internacional, se retractó de llevar a cabo el referendo que podría haber rechazado el acuerdo de rescate, cortando el último recurso de ayuda financiera de Grecia y posiblemente hundiendo los esfuerzos de los líderes del bloque por superar la crisis de deuda.

Más temprano el viernes el gobierno anunció oficialmente que el referendo no se llevaría a cabo.