Asunción. El gobernador opositor del principal distrito gasífero de Bolivia confirmó que solicitó refugio a Paraguay tras huir de su país, donde fue suspendido por un caso de corrupción que él considera una persecución política, según declaraciones divulgadas el domingo.

En una entrevista publicada por el diario asunceño Abc Color, Mario Cossío, separado del cargo de gobernador del departamento de Tarija, vecino a Paraguay, dijo que la medida fue inconstitucional y que no tiene garantías para su seguridad y libertad en Bolivia debido a su oposición al gobierno.

"He pedido formalmente refugio. De momento he pedido protección del Consejo Nacional de Refugiados. Estoy esperando que se pronuncie. He recibido un refugio provisorio", dijo Cossio al matutino desde un lugar en las afueras de Asunción.

"Mi opción ha sido esta: permanecer libre para seguir diciendo lo que pienso, para denunciar, para advertir que en Bolivia hay una dictadura en ciernes", agregó.

El centroderechista Cossío se unió a más de una decena de políticos que en los últimos años han buscado refugio en el extranjero evitando ser enjuiciados por casos que van desde delitos económicos hasta genocidio.

La cancillería paraguaya informó el viernes que Cossío presentó un pedido de refugio a la Comisión Nacional para Refugiados, la que cuenta con 90 días para tomar una decisión.

En tanto, el organismo autorizó de manera provisoria a Cossío a residir en el país hasta que su caso sea resuelto.

Cossío, quien integraba un grupo de tres gobernadores opositores y había sido reelecto en abril, fue suspendido el 16 de diciembre para que enfrente un juicio por corrupción y desde entonces ha estado ausente en cuatro audiencias del proceso.