Washington. La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, dijo este martes que pretende plantear el tema de la seguridad fronteriza en una reunión que sostendrá esta semana en la Casa Blanca con el mandatario estadounidense, Barack Obama.

Brewer recientemente convirtió en ley una controvertida iniciativa que establece severas medidas contra la inmigración ilegal. La ley, que entrará en efecto a finales de julio, ha recibido fuertes críticas y conducido a boicots contra el estado.

La nueva ley de Arizona ha impulsado el debate inmigratorio al primer plano político y dio un nuevo impulso a la campaña de Obama y los demócratas del Senado para que se lleve a cabo una revisión de las leyes federales de inmigración.

Brewer dijo a la cadena CNN que era importante sentarse con el presidente y discutir porqué la ley de inmigración de Arizona es necesario.

Un funcionario de Gobierno, hablando bajo condición de anonimato, confirmó que Brewer se reunirá con Obama este jueves en la Casa Blanca.

"Este Gobierno ha dedicado recursos sin precedentes durante los últimos 16 meses para cumplir la responsabilidad de la autoridad federal de asegurar la frontera suroccidental. El presidente espera discutir esos esfuerzos y otras materias de interés mutuo con la gobernadora Brewer", dijo el funcionario.

La ley que Brewer firmó en abril establece que la policía local deberá revisar en estatus inmigratorio de cualquiera que sospechen sea un inmigrante ilegal. Esto ha molestado a la comunidad latina, activistas de derechos civiles y grupos sindicales.

Brewer dijo a CNN que ella quería explicar a Obama el impacto que tiene la inmigración ilegal en Arizona y otros estados.

Los republicanos que apoyan la ley dicen que es necesaria para reducir el crimen en el estado desértico, que alberga a unos 460.000 inmigrantes ilegales y es un paso frecuentemente utilizado por el tráfico de drogas y personas que vienen desde México.

Consultada sobre que le pediría al presidente cuando se reúnan, Brewer indicó que le dirá a Obama que Arizona necesita su frontera asegurada.

"Necesitamos su ayuda, hemos soportado esto por ocho, 10 años, lo necesitamos ahora (...) Ya no podemos tolerarlo más, el país ya no puede tolerarlo más", manifestó Brewer.

Consultada sobre lo que haría si Obama le dice que el Departamento de Justicia podría presentar un cuestionamiento legal a la ley de Arizona, ella respondió:

"Yo le diría 'nos vemos en la corte'. Tengo un muy buen historial de ganar en la corte", afirmó.

Obama apoya un sistema que permita a los indocumentados que no hayan cometido crímenes que paguen una multa, aprendan inglés y se conviertan en ciudadanos. También apoya fortalecer la seguridad fronteriza y fiscalizar a los empleadores que contratan trabajadores indocumentados.

Los demócratas en el Congreso han sido acusados de realizar una política de año electoral al proponer una reforma exhaustiva que sus críticos insisten tiene poca oportunidad de éxito.