Atentos a las encuestas, los gestos que haga en su favor y la decisión de hacer coincidir sus elecciones provinciales con las presidenciales, están los gobernadores del peronismo de los principales gobiernos territoriales de Argentina, quienes se fijaron marzo de 2011 como plazo para determinar si apoyarán la eventual repostulación a la Casa Rosada de Néstor Kirchner.

Según informó este domingo La Nación, esa fecha se fijaron para ver si actúan o no como un bloque sólido tras el ex presidente, a quien le han criticado el estilo demasiado “confrontacional” que ha tenido en los últimos años.

La ley argentina establece que las elecciones deberán llevarse a cabo en octubre de 2011.

Según fuentes citadas por el matutino bonaerense, si Kirchner no repunta en las encuestas se barajan como alternativas promover la reelección de la presidenta Cristina Fernández o impulsar la candidatura del gobernador de Buenos Aires y ex vicepresidente del propio Kirchner, Daniel Scioli.