El gobernante Frente Amplio (FA) lograría mantener la mayoría parlamentaria en Uruguay, de acuerdo con proyecciones sobre el escrutinio oficial de los votos emitidos en las elecciones del domingo, que ya llega al 99 % del total.

El FA cuenta con 47,8 % de los votos, lo que le daría 50 diputados de los 99 que tiene la cámara baja, los mismos que tiene ahora, según las proyecciones publicadas por medios de comunicación.

En el Senado, de 31 puestos, tendría 15 más el que corresponde al vicepresidente si Tabaré Vázquez, el candidato del FA, gana la segunda vuelta de las presidenciales el 30 de noviembre.

La presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier, se mostró muy satisfecha por estos resultados en una declaración a la televisión.

Estos pronósticos, no confirmados oficialmente por la Corte Electoral, dependen todavía de los aproximadamente 20.000 votos que quedan por contar y de la revisión de los llamados votos "observados", los emitidos por personas fuera de su circunscripción electoral.

"Los 30.000 votos observados no revertirían la asignación de bancas", por lo que la obtención de mayorías parlamentarias "es algo que se está concretando en estos momentos", aseguró Xavier al programa Subrayado.

De confirmarse las proyecciones, será la "sorpresa" de estas elecciones legislativas, pues todas las encuestas señalaron que la coalición gobernante perdería la mayoría.

En cualquier caso, el candidato frenteamplista deberá competir con Luis Alberto Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional, en una segunda vuelta para definir quién es el próximo presidente del país, pues no cuenta con el 50 % necesario para erigirse como ganador en primera instancia.

Los últimos datos del escrutinio oficial asignan 1.101.105 votos al Frente Amplio ((47,8%) y 712.560 al Partido Nacional (30,9 %), que con ese porcentaje se garantizaría 32 diputados (dos más que ahora) y diez senadores (uno más), de acuerdo con las proyecciones.

Pese a subir en votos y escaños respecto a las elecciones de 2009, los nacionalistas esperaban mejores cifras después de que las encuestas les dieran hasta 33 % de los votos.

El Partido Colorado ha sufrido el mayor varapalo de estas elecciones y cosechó tan solo 12,9% de los votos, su segunda votación más baja de la historia por detrás del 10 % que obtuvo en 2004 y muy por debajo del 17 % que los dirigidos por Pedro Bordaberry se llevaron en 2009.

Así, los colorados pasarán de 14 a 13 diputados y de 5 a 4 senadores con 297.837 sufragios.

Por el contrario, el Partido Independiente de Pablo Mieres se convirtió en otro de los grandes triunfadores de la votación, al cosechar un 3,1% de los votos, el equivalente a 70.658 sufragios.

Con esto, los independientes pasarían a tener tres bancas en la cámara baja, una más que ahora, y entrarían en el Senado con un representante, que será el mismo Mieres.

Otra novedad es la entrada a la Cámara de Representantes del partido radical de izquierdas Asamblea Popular, que con 24.621 votos, 1,1 %, tendrá un escaño.