Buenos Aires. El gobierno argentino desestimó este jueves como "absurda" la denuncia contra la presidenta, Cristina Fernández, por un presunto acuerdo con Irán para encubrir a los autores del atentado contra la mutual judía AMIA y la atribuyó a un complot judicial con ayuda de "grupos de inteligencia internacionales".

"Se trata de una decisión disparatada, absurda, ilógica, irracional, ridícula y violatoria de artículos esenciales de la Constitución Nacional", dijo este jueves en rueda de prensa el jefe de Gabinete del Gobierno argentino, Jorge Capitanich.

Capitanich defendió a Fernández al afirmar que "ha sido históricamente una férrea defensora para el esclarecimiento de este hecho doloroso para la historia argentina".

El jefe de Gabinete subrayó que el Memorándum de Entendimiento firmado con Irán en 2013 pretendió "garantizar el esclarecimiento" del atentado que causó la muerte de 85 personas en 1994.

El fiscal especial de la causa AMIA, Alberto Nisman, denunció este miércoles a la mandataria argentina y al canciller, Héctor Timerman, de negociar un presunto "acuerdo de impunidad" para encubrir a los imputados por el ataque terrorista.

Para el jefe de ministros, la denuncia responde a una "estrategia de carácter corporativo con algunos miembros y sectores del poder judicial con grupos mediáticos concentrados y grupos corporativos económicos con objeto no solo de hostigar al Gobierno sino de pretender su desestabilización permanente en una clara actitud golpista".

Capitanich destacó que la denuncia "no es solamente la decisión aislada de un actor, el fiscal Nisman", sino una estrategia impulsada por los citados grupos junto a agentes de inteligencia nacionales "e internacionales y de intereses estratégicos internacionales en contra de la República Argentina".

Finalmente, el jefe de Gabinete sostuvo que la presentación judicial fue realizada dos años después de la firma del Memorándum y no antes como parte de una estrategia mediática "para contrarrestar las buenas noticias", como el récord de turistas en la costa argentina este verano.

La denuncia penal presentada este miércoles por Nisman alcanza al diputado oficialista Andrés Larroque, los militantes Luis D'Elia, Fernando Esteche, personal de la secretaría de Inteligencia de la Presidencia argentina, el exfiscal federal y exjuez de instrucción Héctor Yrimia, y el referente comunitario iraní Jorge "Yussuf" Khalil.

Según el fiscal, la denuncia se basa en evidencias reunidas mediante escuchas telefónicas sobre las maniobras del gobierno argentino para "librar de toda sospecha a los imputados iraníes" y "fabricar la inocencia de Irán".

El atentado contra la AMIA causó 85 muertos y 300 heridos el 18 18 de julio de 1994, dos años después de que una bomba explotara frente a la embajada de Israel en Buenos Aires y provocara 29 víctimas mortales.

La comunidad judía atribuye a Irán y a la organización Hizbulá la planificación y ejecución de ambos atentados.